21/11/09

A burnt lasagne and a cold, cold heart


El escocés Alan Davidson lleva más de 20 años tras un proyecto musical que sitúa la canción de autor en otro vértice conceptual, un estilo muy personal de crear canciones sencillas, sin pretensiones, muchas de ellas cargadas de humor, a veces un tanto negro. También escribe piezas musicales instrumentales pero la mayoría son canciones, canciones bizarras, extrañas. En un principio pueden parecer distantes, sin embargo tienen algo con lo que te sientes enlazado; y es que si hay algo que diferencia la música de The Kitchen Cynics (supongo que el nombre viene de The kitchen Cynic, una comedia cinematográfica norteamericana de los años 40) del resto, es el sentido del misterio.

Si tuviera que definir su música diría que es “música de casa” algo así como low-fi-pop-folk-psicodélico-minimal-casero, ya que reúne todos estos conceptos. Sus discos recuerdan al gran Syd Barret en su etapa en solitario. Se trata de piezas susurrantes, curiosas y originales, combinadas con poesía, una poesía un tanto oscura y surrealista, canciones que cuentan misterios de pequeños y lóbregos lugares. Pequeñas fábulas en verso, usando sonidos suaves y cuidados, ruidos, fondos perceptibles y adecuados bajo guitarras acústicas, sintetizadores que evocan al cosmos o flautas con efecto echo que suenan como imágenes de caleidoscopio.

Ha grabado numerosos discos, siempre usando una tecnología de “casa”, algún equipo grabador medio decente instalado en alguna habitación de alguna casa de Aberdeen en la gris Albión. De hecho, se notan muchas veces los descuidos en la calidad de sonido y en los arreglos de las canciones, se aprecia una “dejadez” en la producción, que desde mi punto de vista, aporta si cabe, más originalidad y personalidad al concepto de The Kitchen Cynics.
Por cierto, antes de que se me olvide, reseñar el nombre de William J. Schaff Jr., ilustre creador de portadas de discos de Kitchen Cynics y otros artistas. Ha creado portadas para Okkervil River, Songs: Ohia o Godspeed You! Black Emperor. Sus ilustraciones suelen rondar el estilo de la imagen que abre esta entrada del blog o esta otra titulada

Our Hands Have Been Used for Killing, My Lord

Compulsive Songwriting Disorder

Volviendo a Kitchen Cynics, los discos suelen contener numerosas canciones. Y es que Davidson es bastante creativo. En su myspace encontramos el proyecto “A Tune-a-Day with the Kitchen Cynics" a través del cuál, se comprometió a crear una canción al día, 365 días del año 2007, argumentando que no podía pagar su piso y necesitaba dinero. Y así lo hizo. Grabando un CD por mes y enviándolo a los abonados de esta hazaña musical, cuyo plazo de subcripción finalizaba antes de la navidad de 2006. Estas grabaciones son difíciles de conseguir, algún usuario hay por soulseek compartiendo algunos de los meses. Yo sólo tengo el de febrero. Incluye 28 canciones, portada, títulos y datos de carátula. Pero la cosa no queda en la anécdota; Davidson ha publicado bajo este seudónimo una auténtica multitud de trabajos. Y me consta que no los tengo todos, aquí podemos ver su discografía “¿completa?". Algunos discos los ha publicado con sellos, pero la mayoría los ha autoeditado. Por ejemplo “My Gothic novel” del año 2000 lo publicó con Pink Lemon en 2001. El disco que voy a compartir en esta entrada “Parallel dog days(en la imagen) es auto publicado. Aunque se publicó en 2003 por Secret Eye Records siendo la primera vez que publicaba en estados unidos. El álbum es una especie de recopilación de canciones de diferentes etapas. 20 cortes sin desperdicio. Temas como “The Turnstone”, “The place you hid”, “Another little death”, “The king and queen of belmont street” o “A burnt lasagne and a cold, cold heart” son misteriosas canciones folk que parecen cantadas/contadas por un juglar extraño que llegase de una época desconocida. En temas como “Chinese whispers”, “Fossil song” o “Life is getting sweeter”, Davidson experimenta con sonidos espaciales, psicodélicos y electrónicos; a veces cerca del indierock o el rock industrial. Temas que apenas llegan a los 3 minutos la mayoría. Diferentes entre sí, pero marcados por su sello y su peculiar voz a modo de susurro. Conocí este proyecto hace 4 o 5 años a través de una web que recopilaba grupos de psicodelia sesentera y proyectos actuales de prog/rock, psicodelia, folk etc.. en esa onda. El primer disco que conseguí fue precisamente este "Parallel dog days" y estuve escuchándolo durante todo el año 2005. Luego machacando en soulseek, eMule y google me hice con 11 discos en total que he ido conociendo paulatinamente estos últimos años. A pesar de estar obviamente relacionados entre sí, cada disco tiene sus particularidades. Otro de mis favoritos es el que he mencionado más arriba "My gothic novel".

En definitiva, canciones compuestas en casa por este poeta de los secretos fabulosos y oscuros. Como maquetas caseras de una extraña belleza, que te acercan a pequeños grandes mundos, minimales y surrealistas, muy sutiles y sobre todo misteriosos.

En Megaupload

Más info:
http://www.myspace.com/kitchencynics
http://singersong.homestead.com/TheKitchenCynics.html

4 comentarios:

Anónimo

¿Y la belleza dónde queda?

¿Y la herida?

Algún día me gustará que hables de eso, también.

Abrazos

Ahab

Lo haré, sin duda.

salud

Dudo

"here they come now, it's time to meet them; the king and queen of the Belmont street"

Me ha gustado, me acompañó toda la tarde de ayer mientras pintaba. Aun lo estoy escuchando.
Gracias de nuevo.

Ahab

Me alegro que te haya gustado. Es un disco especial.
Gracias a ti por pasar.

Por cierto, el enlace de Megaupload estaba roto. Arreglado.

salud