13/12/09

if you tolerate this ...


¿
En cuál te gustaría vivir?


¿Cuál te gusta más?


Básicamente sobre esto trata Home, un documental dirigido por el fotógrafo francés Yann Arthus-Bertrand. Está narrado sin excesiva pretensión de convencimiento; con cierta sobriedad, pero no es divulgación, tampoco sensacionalismo. Es un documento crudo que muestra la realidad actual de la madre Gea. Ilustrado con preciosas imágenes aéreas, fotografías y vídeos sorprendentes, de una gran nitidez y colorido, tomados de diferentes lugares de nuestro planeta en la actualidad. Poco a poco vemos cómo la vida (geológica/orgánica - orgánica/geológica), ha ido adaptándose y desarrollándose en la Tierra desde hace casi 4.000.000.000 de años. Desde los primeros microorganismos hasta las especies más exóticas y desconocidas del planeta. Explica el equilibrio natural que existe desde hace miles de millones de años entre lo geológico y lo orgánico, cómo uno y otro se adaptan y se complementan.

El documental, sin desmedido ánimo de persuadir, muestra claramente dónde vivimos, quiénes hemos sido y quiénes somos en la Tierra. Vemos la llegada del homo sapiens, al principio en notable sintonía con el medio, aprovechando lo necesario. Pero a medida que crece su inventiva y su poder, va gastando los recursos naturales, secando ríos (las venas de la Tierra, la savia del planeta); contaminando mares; vemos cómo los llamados países ricos provocamos la muerte de miles de personas que viven en otros rincones del planeta, sólo para gozar de privilegios, (privilegios a los que nos hemos acostumbrado tanto, que ya ni los valoramos); cómo provocamos extinciones de especies animales que nunca volverán a vivir, cómo estamos acabando con las reservas de petróleo ... Home, (que por cierto, está completo en youtube, yo he visto el doblaje en castellano, este es el latinoamericano); ilustrado con imágenes preciosistas de las ciudades más atroces del planeta, nos muestra que en ciertas urbes hay casi tantos coches como personas. Cómo en los criaderos de ganado, para producir carne que luego será llevada a los supermercados del mundo rico (con su lote y fecha de caducidad), hacen falta una cantidad de litros de agua alarmante, a veces tanta como para saciar una comunidad de seres humanos que no tienen agua potable y mueren a diario por malnutrición y deshidratación. A pesar de entrever todo esto, el documental no muestra un contenido excesivamente duro. Se centra sobre todo en imágenes de lugares del planeta. Me ha gustado, y me ha concienciado mucho más de lo que estaba. Me ha hecho sentir especialmente orgulloso, por ejemplo, de no conducir. Despierta una necesidad repentina de desaparecer de este mundo rico hacia otro lugar, al menos, parecido al sitio donde vivimos, que no es para nada una ciudad de neones y edificios, sino un sitio de aguas, seres y plantas. El descomunal gasto de energía diario de ciudades como L.A o Dubai es inaceptable, es realmente una locura.

Hace unos días escribí la entrada “we suck young blood”, en la que me refería al ser humano y sus atributos deleznables. Tras ver este documental no sólo se me reafirman estas opiniones, sino que se amplían; llega uno a sentir profunda vergüenza de su especie y una impotencia agresiva. Justo ahora que estamos pedientes de la cumbre de Copenhague. Miles de personas han salido este sábado a manifestarse en muchos sitios del planeta, clamando justicia para el clima. Con una masiva protesta en Copenhague, reivindicando un acuerdo digno de la ONU, que, para variar, se ha saldado con varias agresiones de estado por parte de la policía, y ciertos incidentes. Estas protestas son necesarias. La verdad es que, sumidos en este mundo de mentira en el que nos han metido y nos hemos metido, no nos damos cuenta realmente de lo trascendental que es este asunto. Que verdaderamente algunos están haciendo polvo la Tierra. No es una broma, no es un programa rosa de Tv, no es el fútbol. Estamos destrozando el sitio donde vivimos, si nos descuidamos demasiado moriremos todos, y lo peor no es eso, lo peor es que morirán todas las especies y toda la vida en la Tierra, y si esto pasa, no van a venir los Diosecíllos a resucitarnos de nuevo. No se puede tolerar que esto lo hagamos nosotros, los hijos de Dios, los seres inteligentes... los últimos que hemos llegado aquí.

P.D: No se olvida uno de la sabiduría de los verdaderos norteamericanos, "cuando talemos el último árbol, capturemos el último pez y envenenemos el último rio, descubriremos que el dinero no se come".

(ver en HQ)


... your children will be next.

7 comentarios:

Anónimo

Entre ayer y leí la entrada, por la noche me puse el documental y buagg, Es triste y precioso a un tiempo.
Todos más o menos conocemos la historia, pero hasta que no nos enseñan la realidad delante de nuestros ojos, pensamos que es una historia que hay dentro de un libro, de una película, que la cosa no va contigo y seguimos ocupados en nuestras vidas. en cierto modo es así.A quien debe de ir este mensaje es a los de siempre, a ese 2 % que va acumulando cada vez más riqueza y que dirige el mundo. Nosotros también podemos contribuir pero sin duda la partida está en sus manos, ya que no somos tan libres como creemos. Cuando los grandes de la política y la economía cambien la dirección, entonces, solo entonces, nosotros (la población) podremos aportar nuestro esfuerzo, mientras solo serán éxitos honradísimos pero parciales.

Javi.

Ahab

Gracias de nuevo por comentar Javi.
Ese 2% es una masa de humanos letales, multimillonarios empresarios y gobernantes; el hecho de que se hayan reunido en Copenhague es realmente preocupante; nunca lo hubieran hecho. Si se han reunido es porque la cosa esta REALMENTE mal, alarmantemente mal. Espero que el acuerdo reduzca la emisión de CO2 en un porcentaje alto, o estamos perdidos. La Tierra seguirá calentandose, hagamos lo que hagamos, eso ya no es reversible, pero por lo menos, espero que el acuerdo sirva para alargar un poco más la vida de los seres vivos y del planeta.

Salud

Luna

De verdad nos lo estamos cargando todo...es una pena ver como cambia todo nuestro mundo, y siempre a peor. Hacia falta un poco más de conciencia verde...

Hace tiempo que te encontré y te sigo, nunca te había escrito...pero hoy me acordé de tí, y te escribí un post en mi blog. Hace mucho que no nos vemos, pero sigo pensando todo lo que hay escrito en él.

Un besazo. Una amiga.

Anónimo

En la cumbre, como suele pasar no haran nada, no arreglaran nada. Es una mofa, una mentira, aquí sigue primando el dinero, el poder, la produccion, hagamos lo que hagamos esta todo perdido, por desgracia, hace falta una revolucion

rlo

Esta tarde he visto el documental. Cualquier palabra se queda corta.
Es impresionante, lo que muestra y lo que dice. Lo que enseña y como lo enseña (¡Vaya fotografía!). Pero por supuesto es terrorifica la verdad, el desastre que ha generado el hombre, el "sapiens" que no ha sido tan sapiens. El planeta Tierra es una autentica maravilla en peligro de extinción, en gravísimo peligro. Da miedo, pero miedo real, ver las consecuencias que ya se saben y las que vendrán.

Sinceramente se me han saltado las lagrimas en alguna ocasión. Quizás de la impotencia, del miedo al que vendrá, de ver "ese reflejo" que al fin y al cabo nos muestra el documental.

Ahab

Sí, el ser humano somos miedo. La verdad es que hay momentos en que el documental te alcanza profundamente, viendo que el planeta esta ya condenado a desaparecer, o a morir, o, a perder la vida. Seguirá girando en la eternidad vacío e inerte. Pero la forma en la que estamos adelantando que esto ocurra es bestial, intolerable, y llena de impotencia a cualquiera.

Gracias por comentar Carlos.

Anónimo

"Estamos viviendo un periodo crucial. Los científicos nos dicen que solo tenemos 10 años para cambiar nuestros modos de vida, evitar de agotar los recursos naturales y impedir una evolución catastrófica del clima de la Tierra.
Cada uno de nosotros debe participar en el esfuerzo colectivo, y es para sensibilizar al mayor número de personas que realizé la película HOME.
Para que esta película sea difundida lo más ampliamente posible, tenía que ser gratuita. Un mecenas, el grupo PPR, permitió que lo sea. Europacorp que lo distribuye, se comprometió en no tener ningún beneficio porque HOME no persige ningún fin comercial.
Me gustaría que esta película se convierta en vuestra pelicula. Compártelo. Y actúa."

Yann Arthus-Bertrand