17/12/09

Transparencias


Algunos insectos voladores gastan su vida -hasta perderla- golpeándose concienzudamente contra cualquier cristal común, atisbando que hay algo detrás. Al hombre sensible le ocurre parecido, pero con el pensamiento; pasa por la vida intuyendo, rasgando, intentando abrir la grieta

sin conseguirlo.