23/12/10

Untitled


Evening pool, Deborah Paris.


S
e acerca de nuevo el final de un año. Y el festejo, la melancolía que produce la herencia cultural y el aire enrarecido del invierno. El festejo activo o pasivo de la mayoría de los occidentales, para quienes estos días festivos no parecen otra cosa que una de las innumerables quimeras espirituales; otra herramienta para ignorar la verdadera no-identidad y el alma misma. No es pesimismo reconocer, puestas las cosas sobre la balanza, que el estado actual del mundo es realmente descorazonador. Y se presenta aún peor si especulamos sobre el futuro. Pero aquí y ahora nos ha tocado vivir.

Desde este cavernoso rincón quiero agradecer vuestras visitas y aportes en los comentarios, tanto a lxs que conozco personalmente como a lxs que no; gracias de corazón por visitar el árbol. Os deseo unas felices fiestas a todxs y un próspero año por venir. Que sea un año productivo para el interior, para el crecimiento personal y para el amor entre todos los seres. Que sea un año cargado de sorpresas positivas; que vengan nuevas músicas y nuevas voces poéticas. Por desear, deseemos lo mejor. Que se acaben las penurias y las guerras. Aunque cada día todo parece más perdido -lejano, irreconciliable e inabarcable- que el ser humano empiece a ver caminos de realización personal y de libertad de pensamiento. No deseo que se acabe nuestro dolor existencial, nuestro Mal de vivre, no deseo que se tape el hueco que somos en lo hondo; el pesar que no podremos explicarnos; no pido que se revele el misterio que es el mundo; no pretendo que se deshagan los hilos que nos permiten vivir, la necesaria ignorancia de la especie y la vida misma, ni que nos sea desvelada la verdad de la existencia, la razón de ser de las cosas. Sólo deseo que se abran poros. Que muchxs, dejen tras de sí las marcas agonizantes de sus garras, que vuelvan a nacer; rompan el capullo, salgan de esa masa pegajosa de la cultura del borreguismo y la ignorancia; de la obediencia y la sumisión mental y espiritual. Que empecemos a sentir, a ser humanos, animales con conciencia, únicos cada uno, lo que somos; que salgamos del ombligo y entendamos de una vez por todas que no somos más que una pequeña y efímera parte de un todo al que no tenemos derecho ni capacidad de someter a nuestro antojo; ni siquiera de entenderlo.

Brindemos con lo invisible... por que muchas cosas cambien


Abrazos a todxs



14/12/10

322


Hubo un tiempo en que me irritaban las cosas que hoy me hacen sonreír. Y una de ellas, que casi todos los días me recuerdan, es la insistencia con que los hombres cotidianos y activos en la vida se sonríen de los poetas y de los artistas.

No siempre lo hacen, como creen los pensadores de los periódicos, con un aire de superioridad. Muchas veces lo hacen con cariño. Pero es siempre como quien acaricia a un niño, alguien ajeno a la certeza y a la exactitud de la vida.

Esto me irritaba antes, porque suponía, como los ingenuos, y yo era ingenuo, que esa sonrisa dedicada a las preocupaciones de soñar y decir era un efluvio de una sensación íntima de superioridad. Es solamente un estallido de diferencia. Y, si antes consideraba yo esa sonrisa como un insulto, porque implicase una superioridad, hoy la considero como una duda inconsciente; como los hombres adultos reconocen muchas veces en los niños una agudeza de espíritu superior a la suya, así nos reconocen, a nosotros que soñamos y lo decimos, un algo diferente del que desconfían como extraño. Quiero creer que, muchas veces, los más inteligentes de entre ellos entrevén nuestra superioridad; y entonces sonríen superiormente para ocultar que la entrevén.

Pero esta superioridad nuestra no consiste en aquello que tantos soñadores han considerado como la superioridad propia. El soñador no es superior al hombre activo porque el sueño sea superior a la realidad. La superioridad del soñador consiste en que soñar es mucho más práctico que vivir, y en que el soñador extrae de la vida un placer mucho más vasto y mucho más variado que el hombre de acción. En mejores y más directas palabras, el soñador es quien es el hombre de acción.

Siendo la vida esencialmente un estado mental, y todo cuando hacemos o pensamos, válido para nosotros en la proporción en que lo pensamos válido, depende de nosotros la valorización. El soñador es un emisor de billetes, y los billetes que emite circulan por la ciudad de su espíritu del mismo modo que los de la realidad. ¿Qué me importa que el papel moneda de mi alma no sea nunca convertible en oro, si no hay oro nunca en la alquimia facticia de la vida? Después de nosotros viene el diluvio, pero es sólo después de todos nosotros. Mejores, y más felices, los que, reconociendo la ficción de todo, hacen la novela antes que les sea hecha, y, como Maquiavelo, visten los trajes de la corte para escribir bien en secreto.


Fernando Pessoa, 1930

9/12/10

Punk-rock progresivo y zafio


Para reirse de algo o de alguien primero hay que saber reirse de uno mismo. Como sabemos, el mundo está lleno de gente que no sabe reírse de sí misma y eso es peligroso. No saber reírse de sí mismo, no saber observarse ni hasta ese mínimo punto de conciencia, es una de las razones por las que mucha gente no disfruta del humor de la banda madrileña
Mamá Ladilla. Una de las mejores bandas de rock que hay en este país. Sus letras ingeniosas, zafias y chispeantes, combinadas sutilmente con horas y horas de trabajo musical, desembocan en un punk-rock progresivo en continuo movimiento que provoca cierto desparpajo en el cerebro. Basta con prestar un poco de atención para reirse bastante y disfrutar de un rock muy bien hecho al mismo tiempo. Aparecen en la mitad de los 90 y su popularidad no ha parado de crecer desde entonces. El autor de las tonadillas arrabaleras es Juan Abarca, alma mater del trío que escribe las letras, canta y toca la guitarra. Desde los 90 acompañado por Ferro a la batería y Llors Merino al bajo (fundador del grupo), este último abandonó recientemente y ha sido reemplazado por Javier Rojas a las cuatro cuerdas.

Mamá Ladilla
es la excepción en el llamado "rock urbano" (etiqueta a la que supuestamente responde su música) en España. No hay nada igual. Ritmos punk desenfrenados, tonalidades oscuras y siniestras, experimentos progresivos, tenacidad en la interpretación, tonadillas que se convierten en himnos para el inconsciente colectivo, una originalidad pasmosa en las letras a través de una escritura punzante y desafiante; múltiples alusiones a la cultura popular; invectivas metafóricas a toda velocidad directamente contra varios asuntos de actualidad, personajes públicos o estereotípicos, o la insondable estupidez humana. Una olla express de sentido común en permanente ebullición.

Mamá Ladilla - Naces, creces, te jodes y mueres (1998)

Este disco fue el hilo que me llevó a conocer a este grupo, allá por 1998; aunque ya habían publicado dos referencias; una primera maqueta "Directamente a la basura" y un primer disco que ya apuntaba y mostraba todo lo que sería la madre ladilla más tarde, titulado "Arzobispofobia". En "Naces, creces, te jodes y mueres" canciones como "El amor no tiene edad", "Con tu bigote", "Otra subnormalidad" o "Hijoputa" (emulando el Hallelujah de Händel con jocosa originalidad) me hicieron reír en un estado repentino de sorpresa y admiración. Había tomado contacto con una banda que habla de mierda cuando hay que hablar de mierda, literalmente; pero también hay espacio para sacar a flote la miseria del espíritu, espacio para una filosofía de la desgana y el aburrimiento o de la denuncia; muestran una común indignación existente entre cierta minoría (en la que me incluyo), hacia la aplastante absurdez en que se sume el género humano; que sucumbe ante la más deleznable tontería, insertando entre líneas numerosas alusiones al abuso social, artístico y sobre todo económico de los poderes actuales en cualquier ámbito (Sancho panza del rock, Música cursi, Prebostes taraos ...), los bandos politicos en un contexto actual (Moralina con patas):

"Yo no te diré que me disgusten las izquierdas, yo solo te ruego que te vayas a la mierda. Yo no te critico que tu seas de derechas, yo solo te digo que tu craneo tiene brechas".

"Anti tal, anti cual, soys palizas por igual, sea en contra o a favor, se percibe el mismo hedor"


El disco contiene uno de los puntos álgidos de la imaginación de Juan Abarca, titulado "Pobre principito"

Mamá Ladilla - Pobre principito



Un disco, un grupo y un concepto que suponían un soplo de aire fresco al panorama del rock urbano en españa y que ha desencadenado una influencia sobre otras muchas bandas venideras.

Mamá Ladilla - Hijoputa

Pero tras "
Naces, creces...", se esperaba bastante de Mamá Ladilla; al menos otro disco de ese calibre. Y no fue menos. Requesound es, para muchos su mejor disco, y sin duda, uno de los mejores de la banda. Incorporando un nuevo tipo de canción que luego sería habitual en los proyectos de Abarca (Engendro) y en otros discos del grupo: el megamix. A modo de megamix de los años 90, pero con sus propias canciones, incluso, a veces repitiendo de forma "exacta" cierta parte corta, frase o estribillo en forma de cacofonías propias de los "megamixes de los güebos" de los años 90. "Mi nave mix" fue el primero, arranca con un medley de canciones archiconocidas a las que cambian la letra provocando esa interrupción cerebral y por consiguiente la risa. Sobre todo la pimera vez que escucho sus discos es cuando más disfruto porque la sorpresa es mayor, con las letras. Lo mejor es que después, aunque ya el factor sorpresa se dé en menor medida, la música contiene la suficiente cantidad de matices para entretenerte durante un tiempo considerable.

Requesound es otro disco lleno de punk progresivo y zafio. Con perlas irónicas como Obcequeitor:

"Los lugares que no he visitado es mentira que existan; los semaforos en rojo son para la masa, no para mí. La gente de la calle son extras de mi película; sólo dicen chorradas, los pobres no rigen, qué van a decir. Y es que el mundo no es como es, el mundo es como yo digo que es. A la mierda todo los los que no son yo, a la mierda todos los que no son yo. Y yo no quiero saber nada de nadie."

Mamá Ladilla - Obcequeitor


En la esencia de muchas de las canciones del grupo existe cierta "
tonalidad popular y vacilona", cierta asonancia popular, casi folcórica. Difícil de explicar pero fácil de ver. Por ejemplo en "No para tí" del disco Analfabada se aprecia esa esencia popular que conecta directamente con cualquiera que escucha la canción por primera vez.

Mamá Ladilla - No para tí


Siempre llevando todo a su terreno, la cultura popular no sólo aparece en el grupo en forma de alusión literaria; sino también con la música; algunas versiones; en fragmentos musicales dentro de algunas canciones, aparecen tonalidades o melodías sutilmente insertadas y reconocibles por todos; por ejemplo en "
Mejor que gloria fuertes" del disco "Power de mi" aparece la melodía del Colacao (yo soy aquel negrito...) o "Pichi, ese chulo que castiga" de Sara Montiel. Claro que, usadas para mofarse del estereotipo rapero, de lo que trata la canción. Siempre está permamente lo conceptual en su música.

Mamá Ladilla - Mejor que gloria fuertes


A veces hay ejercicios instrumentales realmente difíciles de recrear y sobre todo de compaginar con la voz. Hace unos años estuve viéndolos en directo (ya no estaba
Llors), y se puede ver con claridad la asombrosa capacidad de Juan Abarca para cantar y tocar a la vez en agunos fragmentos realmente complejos. Fragmentos que, evidentemente ha preparado y trabajado bastante; la labor en este sentido es realmente admirable. Aunque no hay que olvidarse del resto de músicos porque son auténticas fieras con su instrumento, el batería es uno de los mejores que hay en el panorama del rock actual, conciso, contundente, sutil y virtuoso. Hay en youtube, divivido por canciones, un concierto que ofrecieron en Los conciertos de Radio 3 hace unos años, en esta actuación podemos ver un ejemplo de lo que acabo de mencionar

Mamá Ladilla - Permanentemente pendiente (R3)


Sus letras suelen estar tambien llenas de surrealismo, con su zafiedad y contraste, un manejo del lenguaje considerable y una asombrosa originalidad que despunta en forma de risa. Es difícil no encontrarse con un verso al menos que te saque una risotada.
Muchas canciones viven por sí solas. Son un fin en sí mismo y ofrecen un numero limitado de matices. Aunque nunca te aburres sí es cierto que no es un grupo para escuchar más de un rato. Aunque hace unos días que llevo repasando toda la discografía con motivo, creo, de la publicación de su último álbum de estudio "Jamón Beibe", que al parecer contiene colaboraciones de Gran Wyoming o El Sevilla, y un suculento libreto. Se ha esperado durante años un nuevo disco del grupo. La espera ha merecido la pena. No defraudan nunca. Espera uno a la mamá ladilla, y siempre viene, no viene otra cosa y se agradece. Aunque este disco no está a la altura de otros sí que hay algunas canciones de la talla: "Comportamientos atípicos", "Absolutamente nada" (que recuerda a canciones anteriores como "Tú mismo") "Los charlies", la genial "Truños catódicos" contra la vergonzosa programación televisiva; la puramente Ladillera "Fuente borreguna", arremetiendo con humor contra el asombroso borreguismo que mancilla la sociedad actual; o la que cierra el disco, la divertida "Analfabestia".

Mamá Ladilla - Fuente borreguna


Como anécdota curiosa, estuvieron en Nerja filmando el videoclip de "
Chanquete ha muerto" (no podían elegir mejor sitio). Videoclip en la onda del grupo, vídeos que suelen ser cutres a propósito, con cierto olor a frikismo simpático. Uno de los mejores grupos de rock que hay en este país. Sin concesiones, su música no sirve para cualquier momento, pero en algunos puede suponer un punto de fuga ante la injusticia y la solemne tontería humanoide y de paso escharse unas risas.

Que os divirtáis.



Naces, creces, te jodes y mueres (1998) en Mediafire

Requesound
(1999) en Megaupload

Power de mí (2001) en Rapidshare

Autorretrete (2005) en Megaupload

1/12/10

John barleycorn debe morir


Durante algunos años musicales he sido, entre otras cosas, un entusiasmado coleccionista de discos y grupos del período psicodélico. Progresivamente he recopilado un amplio catálogo de bandas de numerosos países que aparecieron en ese momento crucial para la música popular: 1963-1976 básicamente; aunque también de otros años, pero esa década (y siendo bastante generoso con los límites) está cargada de artistas y agrupaciones que experimentaron con la psicodelia o el rock progresivo y crearon obras eclécticas impulsando el caracter mestizo que hoy nos encontramos (condensado) en la música popular de nuestros días.

La influencia de la India se hizo patente en el rock underground experimental y no sólo en éste, llegando hasta The Beatles (Sgt. Pepper's lonely hearts club band y el viaje a la India, el Maharishi, el disco homónimo etc). Desde entonces, la opción de trabajar todos los registros posibles se abrió en las mentes creativas; este nuevo pensamiento y esta nueva actitud, promovida poderosamente por la figura de Syd Barret entre otros, trajeron consigo las múltiples posibilidades de aderezar todo tipo de músicas al carácter inmediato del rock. Así encontramos experimentos de fusión con música clásica, oriental, voces moduladas, o incluso el nacimiento de lo electrónico moderno con Organisation-Kraftwerk o Neu. Digo moderno por no hablar de los experimentos electrónicos anteriores -Clara Rockmore, Raymond Scott etc-, ya que no tenían mucho que ver con el rock.

Ya he metido en el árbol anteriormente algunos artículos sobre bandas o discos de este periodo; King Crimson, Aktuala, Pink Floyd, Mike Oldfield, Creedence Clearwater Revival o Camel. Todos ellos bastante conocidos por cierto, salvo los segundos.

Una etapa muy fructífera, que ha dejado en la posteridad algunos de los mejores discos y artistas de la historia de la música reciente como no se volverá a repetir más; al menos no hasta hoy.

Uno de los grupos que más me gustan de ese periodo son los británicos Traffic. Traffic me fue regalado-mostrado por un amigo en la mitad de los años 90. Lo primero que escuché de ellos fue el disco Mr. Fantasy. No sabría decir qué canción me gusta más de este álbum psicodélico donde los haya.

Mr. Fantasy, 1967
Es una de las bandas que mejor representan el movimiento de la psicodelia, la musicalización de los viajes de ácido y la mezcla ecléctica de sonidos variopintos. En directo colmaban a los oyentes y espectadores con sucesivas jams y experimentos varios, pero los discos de estudio suelen estar compuestos por temas en formato single; canciones de 4 o 5 minutos la mayoría, impregnadas de visiones ácidas y caleidoscópicas. En su esencia de fusión entre sonidos negros, el pop melodioso y la experimentación, encontramos el secreto de Traffic. Las melodías en las que bifurcan los coros no suenan muy diferentes de las bandas de pop que entonces despuntaban exitosas como Hollies o Who, sobre todo en el primer disco. Pero la instrumentación, sobre todo en directo, es asombrosa; buenos músicos muy inspirados. Lo podemos comprobar en algunos vídeos que hay por la red y, aqunue muchos años después, en el disco y DVD en directo The last great Traffic jam, del que hay una edición de 2005 en Spotify [blank al disco en Spotify] especialmente en los temas The low spark of high heeled boys y Light up or leave me alone, donde dejan rienda suelta a la improvisación dando buena cuenta de lo que ofrecían en directo.

Traffic - Heaven is in your mind

Steve Winwood, líder del grupo, vocalista, teclista y guitarrista ocasional, poseía la voz más rifada en la escena musical británica de finales de los 60. Todos los grupos querían a Winwood como cantante. Su voz, capaz de registrar algunos agudos muy originales, oscilaba el psy-pop de la época con reminiscencias negras; muchos de sus giros son muy soul y también rythm and blues; su voz es bastante adaptable a diferentes estilos. Hasta el blues y el jazz están patentes en la obra de Traffic como lo estuvieron, de manera menos vistosa quizá, en el anterior grupo en el que cantó Winwood, los también conocidos Spencer Davis Group, grupo al que entró con sólo 15 años de edad y del que saldría poco antes de formar Traffic, en 1967. Traffic es una banda que quedó bastante lejos de la memoria colectiva con los años, sin embargo es una de las mejores que ha dado el rock británico; con una cantidad considerable de canciones interesantes y álbumes antológicos.

Traffic - Hole in my shoe


Entre sus canciones están algunas de mis favoritas de toda la psicodelia británica. En el primero álbum, Mr. Fantasy,
es interesante apreciar el concepto onírico de la psicodelia en temas como Berkshire Poppies o en el principio de House for everyone; ese aparente desparpajo jolgórico y fantasioso...

Hoy día de aquellos
coqueteos con el concepto psico-circense poco ha quedado; quizá nada. Yo por mi parte confieso que algunas veces, ese concepto se me ha representado por medio de una extraña relación arquetípica de los sonidos; esto es muy subjetivo; por ejemplo en algunos fragmentos de obras de Cocorosie, cuando trabajan con jugetes literalmente, aunque ni su intención ni el resultado tenga nada que ver con los de Traffic, aparece esta extraña relación; al margen de los estilos y las intenciones de los artistas en cuestión; como si, ese concepto de los "cacharros" que suenan, antes viajara sumido en emulaciones de caleidoscopio, y haya terminado, hoy, en juguetes 'inocentes'.

El concepto en sí mismo viajando a través de la historia del rock.


Birkshire Poppies
es un ejemplo claro de ese "desparpajo" fantasioso, vacilón y desenfadado de la psicodelia pop.

Traffic - Birkshire Poppies



Traffic - House for everyone


En todos los discos del grupo está muy presente la influencia del rock norteamericano clásico, el blues, el funk, soul... sobre todo en los álbumes que seguirían a Mr. Fantasy. Uno de los más representativos en este sentido es John Barleycorn must die (1970), en el que poco a poco la psicodelia underground británica va desapareciendo, y el grupo empieza a acercarse más a las sesiones de jam y a ese característico sonido afroamericano funk-blues-rock-jazz y derivados. En canciones como Empty Pages (en la que encontramos claras reminiscencias del soul), Feelin' Allright y otras muchas de discos posteriores.


Traffic - Empty Pages


Traffic - Feelin' Allright


Traffic - Dear Mr. Fantasy (live)


John Barleycorn must die, 1970

Uno de los mejores discos del grupo, sin duda; abre con el tema Glad, una pieza instrumental que fusiona el jazz estupendamente con el blues y el rock. Muy famosa. En España, el periodista Pepe Navarro la utilizaba como sintonía de apertura en su late show "Esta noche cruzamos el Mississippi", así que mucha gente que no conozca el grupo pero que viviera en España a mediados de los 90, conocerá esta canción. Estupenda combinación popular de teclados, instrumentos de viento, órganos, percusión jazzy y bajo; en siete minutos sin desperdicio.

Traffic - Glad


Este disco además incluye un corte muy curioso. Nada menos que una versión de John barleycorn must die, que no es sólo el título de este disco, sino también una revisión de una canción folklórica popular británica que podemos encontrar cerca del final del álbum. El origen de la canción se remonta como mínimo al reinado de Jaime I. Principios del siglo XVII.

Según wikipedia la canción original es anónima y hace referencia al trabajo con la cebada para producir cerveza y whisky. En la canción, John Barleycorn [blank a wikipedia] representa los sufrimientos, la penuria y la muerte en las diferentes etapas de la colecta y tratamiento de la cebada. El tema ha sido versionado por muchas otras agrupaciones además de Traffic aunque ésta quizá sea la más famosa.


Traffic - John Barleycorn must die


There were three men came out of the West,
Their fortunes for to try,
And these three men made a solemn vow:
John Barleycorn must die.

They've ploughed, they've sewn, they've harrowed him in,
Threw clods upon his head,
And these three men made a solemn vow:
John Barleycorn was dead.

They've let him lie for a very long time,
˜Till the rains from heaven did fall,
And little Sir John sprung up his head,
And so amazed them all.

They've let him stand ˜till midsummer's day,
˜Till he looked both pale and wan,
And little Sir John's grown a long, long beard,
And so become a man.

They've hired men with the scythes so sharp,
To cut him off at the knee,
They've rolled him and tied him by the way,
Serving him most barbarously.

They've hired men with the sharp pitchforks,
Who pricked him to the heart,
And the loader he has served him worse than that,
For he's bound him to the cart

They've wheeled him around and around the field,
˜Till they came unto a barn,
And there they made a solemn oath,
On poor John Barleycorn.

They've hired men with the crab-tree sticks,
To cut him skin from bone,
And the miller he has served him worse than that,
For he's ground him between two stones.

And little Sir John and the nut-brown bowl,
And he's brandy in the glass;
And little Sir John and the nut-brown bowl,
Proved the strongest man at last.

The huntsman, he can't hunt the fox,
Nor so loudly to blow his horn,
And the tinker he can't mend kettle nor pot,
Without a little Barleycorn


Traffic publicaron más discos, bajo una u otra formacion, ya que los musicos fueron entrando y saliendo, hasta que terminó marchándose Winwood y emprendiendo una carrera en solitario.

Winwood formó también parte de Blind Faith (1969) (junto a Eric Clapton, Ginger Baker y Ric Grech), considerado el primer Supergrupo de rock, que a pesar de que (o debido a que) estaba formado por algunos de los mejores musicos modernos de inglaterra, no cuajó, y tras vender muchísimas copias y conseguir un arrollador éxito comercial, se disolvió también.

Para mi el Winwood excepcional es el que había en Traffic, junto a los músicos que mejor le acompañaron, y donde compuso sus mejores canciones.

Una de las mejores formaciones de los años dorados del rock en inglaterra. Curiosamente poco recordada a día de hoy a pesar de que sus discos están llenos de canciones estupendas. Duraron poco, suele pasar con los grupos llenos de musicos talentosos. Lo bueno, si breve, dos veces bueno... dicen.



Que lo soñéis.


Mr. Fantasy (1967) en Rapidshare

John Barleycorn must die (1970) en Mediafire

The low sparks of high-heeled boys (1971) en Mediafire

Traffic en Spotify

24/11/10

I've been gone - letter one


Ai Phoenix es una banda noruega de indie-folk-pop que conocí allá por 2004 a través de este disco, aunque cuentan con otras referencias discográficas anteriores (Film, The driver is dead y Lean that way forever) y posteriores (The light shines almost all the way). Pero sin duda este I've been gone - letter one (2003) es para mí su mejor disco.

Acabo de escucharlo aprovechando que ha llegado el relativo frío invernal a donde vivo, porque prefiero escucharlo en invierno. En 2005 este álbum de canciones nórdicas me acompañó los días de travesía hasta el trabajo de entonces (en otro pueblo) y en algunas horas de siesta de oficina. Paseando o en el supermercado. Estuve una temporada empapado de ese sabor otoñal permanente en este disco.

Para hablar de Ai Phoenix creo que es apropiado mencionar a Glitterhouse [blank a web oficial], no el grupo de psicodelia de los 60, sino un sello europeo, Alemán, que lleva unos 30 años reclutando y rescatando numerosos proyectos en Europa y también en Norteamérica. En los últimos años ha dado cobijo discográfico a bandas y artistas interesantes.

Es un sello bastante recomendable cuyo extenso catálogo ha dado a conocer proyectos que me han gustado mucho en su momento, como Savoy Grand, David Thomas and two pale boys, Friends of Dean Martinez, Willard Grant Conspiracy o estos noruegos.

I've been gone - letter one se puede tocar, y su tacto es el de un jersey de lana. Naranja del crepúsculo. Extensiones de hierba reflejadas en la ventanilla del tren. Campos de girasoles. Quietud y sensibilidad. En su música hay una flotante densidad cálida, para acurrucarse y soñar en invierno; sensaciones de abrigo ante un imaginario viento frío que meciera las hojas de los árboles. Huele a chimenea en una casa de montaña mientras nieva fuera. Ideal para pasear en otoño bajo el balanceo de las hojas que caen.


Ai Phoenix - A country life in the autumn


I always knew I would be terrified

then i walked across the floor
Walked through the kitchen
An outer fiction

And overheard all the movements that occurred
Now I'm chasing the world. Well, it's not obscure
Normal, steady eyes, safe constructions and a blur
I start with it
I see it fit

And claim silence of everything that's been
And intervene on a whole different scene

Some kind of mystery just what it's all about
Everyday in some parade
Around statues of famous royalties
drummers find peace of mind
The country life in the autumn for a knife
in coal burns, table turns
Where the ambivalent tries to smile and wave
Buddy, you have no excuse

I saw the arrogant. I saw the Eiffel tower
I can't remember it, not exactly, not the hour

Ai Phoenix

Pero no es un disco sólo para invierno, también para verano; perfecto para noches estrelladas de agosto, cuando las lunas nos alcanzan el alma y cierta nostalgia ancestral nos atraviesa.

Las voces de Mona Mørk casi siempre entrelazadas con las de Patrick Lundberg, (rara vez no cantan casi al unísono) te acarician con cálida ternura naíf. En el conjunto de las canciones y el concepto general se conforma un disco amable, cercano. Cierta debilidad tierna. Canciones como Trolley in the train, A country life in the autumn o Autobahn, parecen pequeñas bobinas de hilo, rayos de sol atravesando viejas puertas de madera, en alguna pradera noruega, lejos, arriba, donde viven con el frío. Botas apretadas imprimiendo huellas en la nieve. Hojas y ramas, rocas desnudas, páramos donde la madre gea cultivara el silencio sólo interrumpido por el aullido del viento que imita a los lobos. Un disco para la calma.

Construir sueños

Ai Phoenix - Autobahn


Autobahn is killing me
A cause and then stumbling
Carefully, cautiously
This is where we're going

This is mediocrity
A right lane possibility
On stopping I don't know
from where we go on
And everything goes on and on

It's a nice paradise
We better believe it
That is not what i tried
to say. I'll repeat it

This is mediocrity
A right lane possibility
What it's about won't let us out
And how it comes about

Remember the times..
I'll abide
Being prepared, being aware

Autobahn is killing me
A cause and then stumbling
Carefully, cautiously
This is where we're going

This is mediocrity
A right lane possibility
What it's about
won't let us out


Un disco sin pretensiones que invita, de algún modo, a la reflexión introspectiva; pero es ante todo un disco-cobijo. Ideal para hacer largos viajes en tren o autobus mientras miramos por la ventana. Nórdico, humilde, con el que uno se siente poca cosa, con el que uno se siente mamífero cobijado. Una indefensión estéticamente agradable. Un disco con el que me he sentido siempre en un extraño amparo onírico, como la siesta de un cachorro. Protegido en la desprotección.

Ai Phoenix - Trolley in the train



Un familiar vive en noruega; pensándolo, no estaría mal ir allí al menos unos días para empaparse del frío cálido del que beben Ai Phoenix, quizá surja una inspiración diferente.

Recomiendo este LP para cualquier estación del año, porque sabe a estaciones, a cambios del alma por fenómenos naturales entre los equinoccios.

Que lo soñeis.


Sitio web del grupo http://www.aiphoenix.no

I've been gone - letter one (2003) en Megaupload
I've been gone - letter one (2003) en Spotify

12/11/10

Optimistic



"And I am not frightened of dying, any time will do I don't mind. Why should I be frightened of dying, there's no reason for it you've got to go some time"
Gerry Driscoll

Miríadas de estrellas, constelaciones, inabarcables espacios vacíos (¿vacíos?); polvo, gases, la línea segadora del Tiempo: lo que somos; lo que es todo. Dentro de apenas un segundo cósmico (lo que dura una vida humana), yo no estaré aquí. Habré desaparecido de la faz de la tierra como ente y como persona social; todas y todos los que no y sí me han conocido en vida (incluso ciertos yos) no habrán sabido quién he sido: nadie sabrá de la existencia de la mayoría de nosotros dentro de escasos 100 años. Esta verdad eterna nos quiebra en perplejidad con sólo imaginarla. Tiempo y velocidad. Todo parece estar sometido a esto. Escalas de tiempo, dimensiones. Bajo nuestra comprensión, el tiempo es relativo e imparable.

Algún día todos dejaremos de ser tal y como somos. La incertidumbre de la muerte, culpable de casi todo lo que significa el ser humano y sus actos, nos asola con rotundidad. Pensamos en hacer todo lo que queremos hacer porque pronto nos iremos. La nostalgia-vértigo de imaginar la no-existencia. Es desagradable pensarlo a propósito, pero es abismal pensarlo sin querer, cuando además de pensarlo lo sentimos y vivimos el tope de la comprensión, chocamos contra ese cristal que no se puede atravesar. Cuando con la mente somos un insecto cuyas alas rezuman intuición.

La vida se nos va

No es tan larga como dicen y dijeron algunos escritores. Es fugaz. Ars longa vita brevis. Es apenas un pequeño soplo en la historia del universo. Prácticamente nada. Y puede ser también apenas nada objetivamente. La vida en la Tierra y nuestra vida, pueden carecer de valor universal, ¿cómo afirmar que la vida en general y la humana en particular tienen más valor que un planeta?, ¿qué sabemos nosotros de lo que es, y la función que podría tener un planeta?, ¿incluso un simple asteroide o cualquier cosa material e inerte en la que podamos pensar?. Me he emocionado en calles de cemento viejo, en cancelas de hierro mohosas, habitadas por insectos, y he sido cómplice de las telas de araña en sus esquinas; me he emocionado en la solemne soledad de una calle vacía, una calle sin belleza, grisácea. He encontrado un extraño amparo en esquinas abandonadas, donde los humanos nunca dignan su mirada, porque allí no hay qué ver, no hay lo que se quiere ver. Pero allí también está todo, sólo hay que mirar, mirar desde dentro. Un paisaje gris, con motas de polvo, un paisaje de paredes grises, acolchadas de humedad, con agujeros que tejen los insectos. Vida.

Lo que nos falta es tiempo. Tiempo en la vida para conocer, para respondernos cosas; para atisbar siquiera algo de verdad en todo esto. Tiempo para pensar. Tiempo para que algo, al menos una cosa, tenga sentido. Condenados a los laberintos mentales, a intentar buscar explicaciones en nuestro breve avatar y no poder dar siquiera una o dos por zanjadas completamente. Necesitamos tiempo para analizar.


Thom Yorke - Analyse
(live)


Una profecía cumplida
de infinitas posibilidades
en interminables montones de papeles por la pantalla
en algebra, en algebra

en verjas que no puedes escalar
en versos que no riman
en todo lo que puedas cambiar
aquello que buscas

Te deprime
te deprime
No hay destello
no hay luz en la oscuridad

Te deprime
te deprime

has viajado lejos
¿qué has encontrado?
que no hay tiempo
no hay tiempo
para analizar
para repasar las cosas
para razonar

A la luz de las velas en la ciudad
nunca luciste tan hermosa
por los cortes de luz y apagones
durmiendo como bebés

te deprime
te deprime

tan solo estás haciendo un papel
tan solo estás haciendo tu papel
estás haciendo un papel
haciendo un papel
pero no hay tiempo
no hay tiempo
para analizar
analizar


Algunos podemos dejar una obra, mejor o peor; una obra que diga más o menos, esto o aquello. Dejar testimonio en el mundo de los vivos para permanecer en la memoria. Pensar que quizá, mientras nos lean, nos escuchen o nos vean, de algún modo, sigamos estando aquí todavía.

¿Estaríamos o no estaríamos aquí?

Cuando vemos el vídeo del artista fallecido que nos conmueve
¿qué hay de él en lo que vemos?, ¿sólo su personificación?

Lo que sí hay es una instantánea eventual de su alma, cuando estaba en su cuerpo. Y su alma fue, es, y será desconocida. Porque lo que experimentamos a través de su arte no es tangible en el raciocinio, en nuestra ingenua percepción del mundo. Salvo algunos atisbos ocasionales.

Cuando en el futuro, algún pariente lejano, o algún hijo de nuestros amigos hable de nosotros, nos lleve a su memoria, la que nunca nos conoció

¿estaremos o no estaremos aquí?


Nick Cave and the bad seeds - Lay me low

Van a tumbarme
(Túmbame)
me van a tumbar en la nieve
van a echar sus cabezas hacia atrás y graznar
cuando me vaya

Van a saltar y gritar
van a agitar sus brazos en alto
todas las historias saldrán a la luz
cuando me vaya

Todas las estrellas resplandecerán brillantes
y mis amigos abandonarán la lucha
verán mi trabajo bajo una perspectiva diferente
sí, cuando me vaya

Intentarán telefonear a mi madre
pero acabarán comunicándose con mi hermano
quien les contará la historia de una amante desaparecida hace mucho tiempo
que yo apenas conozco

Quítense el sombrero ante el hombre
en la cima del mundo
ven y sube arrastrándote hasta aquí, nena
y te enseñaré cómo funciona

Si quieres ser mi amiga
y quieres arrepentirte
y quieres que todo termine
y quieres saber cuándo
bueno, hazlo ahora, no me importa cómo
haz una última reverencia
toma una postura, toma mi mano
y mándalo todo al diablo

Van a informar al jefe de policía
quién dará un suspiro de alivio
dirá que era un truhán y un malhechor y un ladrón
sí, cuando me vaya

Entrevistarán a mis profesores
quienes dirán que yo era una de las criaturas más lamentables de Dios
imprimirán un folleto informativo de seis páginas
cuando me vaya

Harán sonar un gran gong antiguo
la comitiva funeraria tendrá más de diez millas de largo
el mundo se reunirá para una canción de despedida
cuando me bajen para enterrarme

Harán sonar una trompeta
y el mar se enfurecerá y el cielo se entormentará
todo hombre y bestia guardará luto
cuando me vaya

Quítense el sombrero ante el hombre
en la cima del mundo
ven y sube arrastrándote hasta aquí, nena
y podemos mirar a esta maldita cosa girar

Si quieres ser mi amiga
y quieres arrepentirte
y quieres que todo termine
y quieres saber cuándo
bueno, hazlo ahora, hazlo ahora
haz una última gran reverencia
toma mi mano en su lugar
y mándalo todo al diablo

y túmbame
túmbame túmbame túmbame
túmbame cuando me vaya

8/11/10

Sueño de la no-acción



Un sueño, sospecho que me persigue. No es un sueño dormido, y no es un sueño despierto en totalidad; es un sueño "latente", un sueño que parece existir paralelo a los ya conocidos estados emocionales o intencionales de uno (parte de la voluntad o la voluntad consciente). Lo he llamado 'el sueño de la no acción'. Su naturaleza es la de no actuar. Ser sólo.

En la conciencia, la tarea se presenta utópica. Pero en la imaginación y en la intuición, parece vislumbrarse que el alma tiende a ser sólo alma, sólo movimiento cósmico, movimiento permanente, ingrávido: energía: lo que es. Pero está atada y moldeada por el cuerpo, y no sólo por éste, sino también por el resto de las acciones humanas, la voluntad de la conciencia (la voluntad de nuestra mente deforme que la somete cual reo), lo que se mueve y pasa fuera, y lo que nos llega de los otros. La voluntad pura del alma podría ser la de fluir con el éter. Ir de aquí allá como las motas que porta el viento. Parar donde encuentre su remanso, donde sea necesario contribuir con el devenir de la existencia.
¿Qué sabemos? ¿Qué sabemos de nada?

nada.


Recuerdo los poemas del Lao Tse. Alcanzar el Tao por medio de la no-acción y vivir en la no acción con el Tao. En mi sueño no es el caso, o quizá sí. Para responder con precisión tendría que re-conocer el Tao.

Se trata, creo, de negar ciertos principios éticos y estéticos de la vida, del mundo. Echarle un pulso (quién sabe si del todo vano) a lo que creemos que hemos venido aquí a ser. Dudar, en profundidad y decidídamente, del ojo que uno es en el mundo; de su visión y hasta de su carne.

Alcanzado el estado, mantenerse/lo fugitivo, en permanente huída. (Sólo lo fugitivo permanece y dura)

No creas lo que te digo, porque lo que te digo no es verdad; es sólo lo que yo creo que es mi verdad.

No creas lo que ves. Porque lo ves no es en realidad lo que ves.

No te creas a ti mismo. Duda de ti mismo, permanentemente, haz de esto algo inconsciente, perpetuo.

Vivir sobre cimientos que se erigen despacio.


Es necesario construir (o quizá se trata de des-velar, des-enterrar, des-cubrir,) otra latitud consciente. Un observador del observador. Sucederse en la mente como la imágen de los espejos entrepuestos. Para observar las diferencias. Para re-conocerse.

En el universo no hay nada parado. Existe la acción continua, estamos girando a miles de km/h en torno a una estrella que gira a su vez a miles de km/h alrededor de una galaxia que gira a su vez... etc.

Todo está en continuo cambio perpetuo. Lo que es físico y lo que no lo es. Todo se mueve y cambia en un orden natural, el fenómeno de causalidad que alguna vez hemos comentado. Esta fuerza es natural e inevitable, sin embargo es (tenemos la impresión de que es) de algún modo, alterable: controlar el destino, creer ser dueños de nuestras acciones: un espejismo más. Tiendo a creer que el des-orden natural es inalterable.

No podemos alterar el orden cósmico, ni a pequeña ni a gran escala, ni a "nuestra" escala.
La "no acción" (en nuestros términos), podría ser la acción verdadera del devenir existencial.

"Yo" también giro, inconscientemente,
sin acción física y a miles de km/h en torno a algo.


Sons of Noel and Adrian - Leaving Mary's hand

25/10/10

Dentro y fuera del árbol


A withered Tulip
Wilmer Murillo


"Publicamos para no pasarnos nuestras vidas corrigiendo borradores.
"
J.L Borges


S
alvo algunas excepciones, toda publicación ensombrecerá.

Toda exteriorización será, tarde o temprano, banalizada, sometida. El afecto, resquebrajado; arrancado de inclinarse hacia; incidido, ensuciado. El amor que fuimos, abrasado y finalmente calcinado; porque no aprendemos a amar.

Sigo buscando...

Por el mismo transcurrir del tiempo, el devenir de los mismos objetos físicos, arrojados en el azar continuo, se acercará toda nuestra creación al casi-final del todo, a su inevitable media-muerte: lo que arrojamos fuera del alma se agrandará pronto, le será extirpada su pureza y la intimidad que compartía con nosotros, el secreto verdadero del verso, el soplo que dimos, para convertirse en otra cosa; en algo de otro

¿acaso ese acto desesperado, carnívoro, no es el proceso del arte?


'Sólo lo fugitivo permanece y dura' - síntesis de este pensamiento.


Quevedo lo vió. Fugitivo/ "clandestino", o "reservado", o "escondido", o mejor aun, "protegido". Protegido con entraña, para dar la parte y no todo. La parte y no todo.


Decir... adiós

La palabra deja de ser, deja de ser adios y palabra. Ella también será fruto. Y se marchitará. Esto lo sabemos y seguimos dando, y aprendemos poco a poco a dar, porque sabemos que es dar lo que nos exime de compadecer nuestro yo en exceso, de doblarnos en bucle. Sucedáneo de la fe. Pero ciertas cosas se resignan a darse; no quieren compartirse, no quieren arrojarse al vacío de otros, se resignan a precipitarse al cosmos del aire y el tiempo, que todo lo oxidan. Dejemos dentro de nosotros lo que es de dentro, donde pertenece y donde puede madurar sin envejecer.

Sigo buscando...

Las páginas de este blog están escondidas dentro de una cavidad troncosa, bajo tenue luz; en el corazón de un árbol que vive en las profundidades de un bosque perdido, en una isla lejana de un mundo cualquiera. Quiero que así sea mientras exista; quiero que esté dentro, no fuera; al igual que las personas que están dentro de sí, están más cerca de mi verdadera vida que las demás y me siento más cerca de ellas.

René Magritte - A la rencontre du plaisir, 1950

La historia del alma humana es una historia interior: se vive por dentro. Todo lo que hay fuera no es más que lo de afuera, y es, a la vez, soñado. Todo ha de ser soñado para ser comprendido. Nada puede comprenderse sin soñarlo. Lo de afuera no es nosotros. El alma que nos dieron lo entiende todo como puede, si se le escucha; y como debe, si no se le escucha. Como puede, si hay una vida interior (de cultivo del alma, una verdadera vida), y como debe, si el latido apunta al exterior: a lo falso. Todo lo que está fuera de nosotros es falso. Sólo existe nuestra representación. Si las plantas tuvieran conciencia (que no la tengan está por demostrar), estarían en la misma situación que nosotros; la tierra y las sales, los minerales y el agua serían para ellas representación, serían dentro. Fuera no habría nada. Como no lo hay para nosotros tampoco. Todo lo que vemos y aprehendemos no son más que sensaciones nuestras, concepciones nuestras, raciocinios nuestros: sueños nuestros. Por eso, el hombre debe hacer caso a sus sueños: vivir.

Pessoa se encontró con esto antes de que naciéramos; se vio desde muchos ángulos, quizá desde todos los que hay. Vivir es esencialmente soñar; algunos sueñan inconscientes y asienten ese epitafio que reza: "estamos despiertos"; y otros saben que despierto no hay nadie, que todos vivimos un sueño eterno.

¡Soñar dentro del sueño es vivir realmente!

Se me revela esto como una nueva perspectiva que no puedo contradecir, que me somete a una nueva vía de búsqueda y a otro grado de conciencia.

La muerte es la imposibilidad de soñar, algo se asienta donde estaban las almas...

18/10/10

La música como medio de cultura...


En internet encontré este texto que he considerado valedor de ser publicado en el árbol, porque el autor, cuyo resto de obra desconozco (si la hay), trata de manera reseñable, el mismo asunto que abordé en las entradas

Breve ensayo sobre la música I
Breve ensayo sobre la música II


La música como medio de cultura; y su influencia sobre el sentimiento humano. Por Enrique Ortí Rivas


T
odos los fenómenos que se producen en nuestra alma los podemos reducir, principalmente, a dos elevadas categorías: fenómenos intelectuales y fenómenos de conmoción psíquica o sensibilidad.

Estas series de fenómenos están tan estrechamente unidos y existe tal relación entre ellos, que no se concibe una intelección, un conocimiento, sin que, consecuentemente, se produzca una conmoción, una exaltación del sentimiento. Y viceversa: una exaltación del sentimiento, una emoción no tendrían razón de ser, si la carencia de aquella facultad intelectual, vedase a nuestra alma que se diese cuenta de la presencia de dichas emociones y fijar la relación en la gradación de intensidad cuantitativa y cualitativa de las mismas. Dicho de otra forma: Nuestra esencia humana es de tal condición, que su fin inmediato se reduce, principalmente al ejercicio de la inteligencia y a los fenómenos de la sensibilidad. El hombre, ante todo y sobre todo, piensa y siente.

La presencia de estas facultades en la esencia humana, y la evidente afinidad y correlación de ambas, prueba, según hemos insinuado, la necesaria reciprocidad funcional de las mismas. Permítanme señalar un ejemplo, aunque con ello me retrasa unos momentos en abordar el tema de esta charla.

Estoy practicando un estudio para comprender la naturaleza de las ondas electromagnéticas descubiertas por Hertz. Trato de fabricar un aparato que capta estas ondas y, lo que es más, las traduzco en auténticos sonidos. Relaciono y ensarto cada uno de los elementos o piezas que, al igual que el oído humano, ha de constituir el órgano que ha de ser impresionado por aquellas ondas flotantes por el éter y que las ha convertir en auténticas voces y sonidos. Y, como fruto de mi estudio consigo armar el aparato que, instantáneamente, con sólo pulsar un botón, me permite que oiga la voz que alguien emite a trescientos mil kilómetros de distancia.

¿Creen que mi espíritu quedaría impasible e indiferente ante tan sorprendente maravilla? ¿O que las fibras de mi sensibilidad no vibrarían de emoción y alergias, al unísono y con la intensidad de aquellas ondas invisibles que llenan el espacio?

Dos son, pues, los fenómenos que se han producido en ello, el majestuoso Teide: ¿Quién, pregunto, no se sentirá como transportado a un Paraíso y se extasiará en un placer espiritual inenarrable que le haga exclamar, en acto de reflexión y de inteligencia (como a aquel extraño turista que se arrodilló al divisarlo por vez primera): ¿Qué sublime es la magnificencia de Dios, vertida sobre la naturaleza…! Como hemos visto, el fenómeno de la inteligencia y el fenómeno de la sensibilidad no se separan, realmente, uno del otro.

El objeto de la facultad intelectual es el conocimiento cierto de las cosas por sus principios y causas, esto es, el conocimiento de la Verdad. El objeto de nuestra sensibilidad la constituirá aquello que subyugue con su encanto las fibras de nuestra naturaleza efectiva, despertando las más intensas y agradables emociones, y elevándole al mayor grado de espiritualidad, esto es: La Belleza.

Los principales y absolutos conceptos que rigen la actividad humana, se reducen, pues a dos principios fundamentales: "verdad" y "belleza". Y surgen inmediatamente dos nuevos y correlativos conceptos: Ciencia y Arte, que corresponden y representan, respectivamente, a los indicados principios fundamentales: la Ciencia, como investigadora de la "verdad"; el Arte, como explorador y creador de la "Belleza".

Si las ciencias son necesarias para la cultura de la humanidad, no son menos necesarias las artes para la educación y formación de los pueblos, toda vez que con el placer que ellas despiertan, se convierten en maestras de las costumbres, afectos y acciones humanas. Aristóteles decía que la misión del Arte es conmover, elevar y ennoblecer la sensibilidad del espíritu humano. El arte, para él es un purificador de las pasiones. Y otros grandes filósofos lo han considerado como una parte esencial de la total misión del género humano. En suma: se ha dicho que el grado de superioridad cultural de los pueblos, no está determinado por el mayor vigor físico, sino por el más hondo pensar y exquisito sentir.

Si, pues, las artes y el ejercicio de éstas son tan necesarias para la vida humana como el estudio de las ciencias, y son un determinante de la cultura y educación de los pueblos, veamos si el arte Musical (y entramos ya de lleno en la materia) es un elemento importante de cultura e influye, a su vez, sobre el sentimiento humano.

La música, como expresión sintética de cultura y civilización, ostenta la preeminencia entre las demás artes. Y no por razones que obedezcan a una concepción puramente subjetiva, a un criterio puramente personal (aunque universal), sobre aquélla, sino por su propia virtualidad y poder intrínseco. Ya en los tiempos remotos de la Antigüedad, el Arte Musical era altamente admirado y considerado de gran importancia para el gobierno de los pueblos. El morigeraba y dulcificaba las costumbres por su acción directa e inmediata al corazón humano. Su mágica virtud educadora la tuvieron en cuenta todos aquellos pueblos que fueron celosos y verdaderos amantes de su cultura. Por eso no es de extrañar que, entonces, se conceptuara más inculta aquella clase que confesara su ignorancia por el divino arte. Célebre es la mordaz frase de Aristófanes (el más célebre poeta satírico de Atenas): "Un monstruo que no sabe de música, no debe figurar en el círculo de las personas ilustradas." Poetas, músicos y cantantes eran considerados en aquel tiempo como algo excepcional, y eran los favorecidos de reyes y emperadores. En el Antiguo Imperio Egipcio se concedía a los mejores cantantes el título de "Pariente del Rey"; lo que demuestra el alto aprecio en que se tenía a la música y al que la poseía.

Antes que ningún arte y que ninguna ciencia, La Música, invadió el corazón y el cerebro humanos; nació con el hombre y persistirá y dominará su alma durante la vida de la humanidad; ella le acompaña en sus placeres, en sus fiestas, en sus dolores y adversidades. ¿Qué, en otro caso, significa las antiguas escenas de danza y de música en las representaciones plásticas de coros y orquestas palaciegas? ¿Qué, aquellas originales formas de instrumentos, que venían a ser como un tributo y un símbolo de las divinidades mitológicas del culto antiguo? ¿Qué, aquellas otras representaciones orgiásticas y guerreras? ¿Aquellos mitos musicales vivamente representados tales como el certamen musical entre los dioses Apolo y Pan? ¿El de Thamyri-s con las nueve musas, y los dedicados a los Dioses Baco, Olympo, Orfeo y otras deidades simbólicas?

En tiempo de Moisés, la música se mantuvo en un nivel muy elevado, siendo las mujeres las principales propagadoras del arte musical. La música era, entonces, del dominio popular; todos hacían música. Profesionales de esta, propiamente dicho, no existían. Sus cantos constituían una extensa gama de matices, que respondían fielmente a una intensa vibración espiritual, tan espiritual como creyente. Sus himnos, ora eran deliberación, ora de alabanza, ora de dolor, ora de júbilo. El gran legislador del pueblo hebreo, supo despertar en el alma de sus súbitos, aquel vigoroso e innato instinto musical que le había de servir de medio eficaz para la consecución de sus altos fines redentores. Y cantan y alaban al señor después de sus batallas, y danzan al saludar al arca sagrada guardadora de las Tablas de la Ley. Y pulsan instrumentos, y se regocijan después del feliz paso del Mar Rojo. Y, así, el Señor los hace poderosos, y tiende sus manos sobre ellos, y sumerge sus corazones en una dulce embriaguez y éxtasis espiritual.

Todavía mayor grado de esplendor en tiempos de David. Famosos son los coros del Templo de Salomón, donde se reunían más de 4.000 cantantes (hombres y mujeres) que alternaban en el canto y pulsación de los instrumentos. Aquél majestuosos monumento no sólo fue la expresión sincera y fervorosa de reconocimiento al Señor: constituyó, además, una sólida institución musical que trascendió a otras generaciones.

Para los griegos, la música era un contenido de fuerzas mágicas de intenso poder. El bien, el orden, la paz; Así como también sus antagónicos: el mal, la discordia, la guerra… Todo lo podía la música. Platón crea su estado ideal, inspirado en el espíritu de la música; y aún expresa más "Todo cambio en la música debiera arrastrar consigo un cambio del Estado". En aquellos tiempos se consideraba la música, no solamente como creadora de un placer estético: la calificaban, además, de ciencia purificadora. Un sonido, una combinación rítmica podían fortalecer o debilitar el carácter humano, en cuanto que "el ritmo y melodía penetran y se imprimen en el alma", influyendo intensamente sobre ella.

Las clasificaciones que los griegos hicieron en sus cantos, patentiza las diferentes sensaciones que estos producían en el ser humano. Unos cantos eran pacíficos, suaves, contemplativos; otros se caracterizaban por su sobriedad y severidad, jugando a un importante papel para inspirar un espíritu recio y fuerte en la juventud. Otros cantos eran inquietos, solícitos, activos…
Platón impuso la enseñanza musical y la hizo obligatoria hasta determinada edad. "Ritmo y melodía —decía— tienen la dignidad y, por tanto, dignifican si son bien enseñados." Todos los niños aprendía a cantar himnos religiosos conservados por la tradición. La música, en fin, constituía no solamente un placer estético sino también una obligación fisiológico-ética en aquellos tiempos.

Vemos pues, que en el pueblo heleno, vasto en conocimientos científicos corren parejas el arte musical y la ciencia.
También hoy, el grado de educación y bondad de los pueblos, se puede deducir de la afición y ambiente musical de los mismos. El artista y todo aquel capaz de experimentar una emoción artística, no es malo, y su corazón es fácilmente moldeable y conducido por el camino del orden y del bien. Más, ningún arte como el arte musical, con sus armoniosos sones de voces o instrumentos, con sus arrebatadoras melodías que cautivan y conmueven por igual, cumple tan alto fin en el desenvolvimiento intelectual, moral y social de los hombres.

A pesar de la indiferencia con que se mira el cultivo eficiente de la Música, hemos de reconocer su fuerza sanadora, su influencia en el sentir popular, su eficacia en nuestro organismo. La música une a los hombres en lazo indisoluble de amor, y despierta en él los sentimientos más profundos de valor, nobleza, reconocimiento, amor patrio, etc. ¿Quién no ha contemplado casos maravillosos en su vida, que han puesto de manifiesto el poder y la influencia de la Música? ¿Quién duda del poder enardecedor de ésta en el campo de batalla, exaltando el ánimo de los combatientes? Pueblos sublevados, masas insurrectas y soliviantadas por el encono de una lucha pasional de odios y envidias, sordas a toda reconvención y a toda lógica, a la violencia inclusive, ¿no las hemos visto aplacarse y moderarse al conjuro de unos acordes y melodías suavemente tañidas? ¿Sonidos dulces, agradables, que transmitían a aquellos cerebros ofuscados, inconscientes, a aquellos violentados corazones, toda su esencia paliativa, y venían a ser como un sedante, un bálsamo que suavizara y calmara aquella loca efervescencia espiritual, provocada por bajos y despreciables instintos! ¿Qué fiesta, que acto popular, qué diversión donde se desborda la alegría popular, no está amenizada y representada por la Música? La juventud no vibraría sin el estimulante de unos sonidos estéticamente ordenados, que avive y despierte sus facultades.

La Música es, además, ciencia pedagógica. Su acción la sometió Platón a fines pedagógicos. El trabajo, tanto el intelectual como el manual, produce desgaste en nuestro organismo, que es necesario reparar. El descanso, la distracción, el reposo son indispensables para el desarrollo y perfeccionamiento de nuestras facultades. Pedagógicamente hablando, la armonización del trabajo con el descanso constituye un tema que merece singular atención: Ni son buenas todas las distracciones, ni es conveniente un descanso excesivo que pudiera perjudicar nuestras facultades en el nuevo desarrollo de sus energías. La música satisface plenamente esta preocupación de la moderna Pedagogía en la determinación y relación del trabajo con el descanso. El deleite que la Música produce en nuestro organismo, hace que nuestro espíritu, cansado del continuo pensar y reflexionar, ocasionado por el estudio ó por hondas y dolorosas preocupaciones que le oprimen y le agobian. Viene a ser, la Música, un bálsamo que, a la vez que dulcifica las fibras de nuestra alma, la prepara y le da más vigor para nuevo estudio, para nuevo actividad. Su fuerza expansiva y emotivo, nace de la misma naturaleza psíquico-físico de los seres; de ahí que, aparte de la acción que ejerce en nuestra alma, su poder fisiológico es tanto, que, sus efectos, bien pudieran utilizarse (y se ha intentando) como medio de curar determinadas enfermedades.

Hemos visto, pues, que en los antiguos tiempos, hoy y siempre, la música es la representante genuina del sentimiento humano, el verdadero y único lenguaje universal. Cuando la palabra no sea suficiente para expresar una emoción del alma, la adornará el hombre con su mímica para determinarla; más, si ello no fuera suficiente, irrumpirá en un canto para mejor reflejar y precisar la esencia de aquella excitación anímica.

Divino lenguaje musical: Dios, en su infinita sabiduría, te concedió el privilegio de su universalidad, y te hizo el más sublime entre las artes. Eres tú el que más hondamente impresionas por la incontrastable fuerza de tu ideal belleza. Llegas al corazón y al cerebro y les haces vibrar y sentir esa serie de emociones tan intensas y varias, ora de placer, ora de dolor, pero eternamente eficaces para su regeneración.

¿Oh Música! Eres el arte ideal por excelencia. Tu arrebatadora belleza jamás será contrastada ni suficientemente ponderada. Tu poder es tal, que ablanda a las fieras. Fuiste voz de los dioses, y eres lenguaje del alma. Todos te hablan. Todos te cantan. Sí, por una paradoja de la vida, los hombres en algún tiempo te han olvidado, ha sido para inventar otros sonidos, otras voces con que no se entiendan. Antes que lea, la niñez te canta. Los pájaros te exaltan con sus trinos. Y la naturaleza toda ¿Qué es, sino una intensa vibración, un acorde, una eterna melodía que dice tu magnificencia y tu sublimidad…?

Enrique Ortí Riva, (1900-1961)
Texto publicado en http://www.babab.com/