31/5/10

Harry Patch (in memory of)


"Recently the last remaining UK veteran of the 1st world war Harry Patch died at the age of 111. I had heard a very emotional interview with him a few years ago on the Today program on Radio 4. The way he talked about war had a profound effect on me. It became the inspiration for a song that we happened to record a few weeks before his death. It was done live in an abbey. The strings were arranged by Jonny. I very much hope the song does justice to his memory as the last survivor."

"It would be very easy for our generation to forget the true horror of war, without the likes of Harry to remind us. I hope we do not forget. As Harry himself said: “Irrespective of the uniforms we wore, we were all victims.”

Thom Yorke


He mencionado muchas veces aquí que soy seguidor de Radiohead, también he hablado de ellos aquí, aquí y aquí. La mayoría de los discos de esta banda británica son de lo mejor que se ha publicado en la música popular de las últimas décadas.

Normalmente les sigo la pista a través del 'blog' de la banda, Dead Air Space, aunque reconozco que en los últimos años no lo he visitado muy frecuentemente, tal vez por eso, y para mi sorpresa, no he sabido hasta hoy que Radiohead había grabado el año pasado una canción en homenaje a Harry Patch. El más longevo veterano de la Primera Guerra Mundial, quien nació en 1898, y tras vivir en tres siglos diferentes, durante seis monarquías y 20 Prime Ministers, murió a la edad de 111 años, el año pasado. Sus palabras en una entrevista de radio y su figura humana inspiraron a Thom Yorke y Jonny Greenwood una canción que compusieron y grabaron un par de semanas antes de su muerte y que estrenaron después en la BBC 4, cuya existencia desconocía hasta hoy; me he llevado una grata sorpresa, que ha irrumpido como una ola en mitad de la tarde de domingo que se ofrecía contemplativa y pacífica. Se llama Harry Patch (in memory of). Publicada el pasado verano en la web del grupo con el precio de 1 libra esterlina por la descarga.

Una bella canción, que, pensando en esta banda recuerda a otros temas anteriores como Motion picture soundtrack, que cierra Kid A, y que, lejos de parecerse a una banda sonora o evocar momentos que apunten al cine, al menos para mí, sugiere fantasía abstracta, no exenta de cierta dulzura moderna, como si todo en ella estuviera impregnado de la cultura occidental de los últimos años del siglo XX, los últimos ademanes de vida de ese siglo que se desvaneció entre tecnologías digitales. En ese sentido, en esa fantasía, que por momentos parece evocar a los Héroes que nunca han existido, fragmentos heróicos desde la derrota, las dos canciones conectan entre sí musicalmente; las letras no tienen nada que ver.

Harry Patch (in memory of), con arreglos de cuerda de Jonny, suena como una especie de himno melancólico, con un claro mensaje, un mensaje de esperanza; algo que no sorprende pero sí es de extrañar en Radiohead, quienes han comunicado durante toda su trayectoria pocas líneas de esperanza, lo que les valió ser etiquetados de pesimistas; etiqueta que, por otra parte, no comparto.

La canción me ha gustado, es tan remarcable que la hayan hecho, que lo que simboliza no nos permite emitir un juicio musical sobre ella realmente. Sólo sería justo si la canción fuera mala, y no lo es. Aun así, no está a la altura de las canciones de la banda, nisiquiera de la otra que compusieron fuera de la línea de la banda también, hace unos años para una campaña benéfica, I want none of this. Pero me ha gustado, hay todavía emoción en las canciones, Yorke sigue siendo real, y Jonny también, y eso es lo importante, porque como ya he dicho muchas veces, el panorama está bastante seco y si se nos van estos, nos van a quedar pocos, y todos sucedáneos.

El mensaje trae también al relieve el asunto con la Memoria Histórica, al margen de los aspectos partidistas y toda la demagogia que rodea el asunto; esta canción nace de la esperanza en que las nuevas generaciones de seres humanos no olviden el horror de la guerra; en la guerra, como decía este hombre, llegando al corazón de millones de personas (entre ellas Yorke y Greenwood), "todos fuimos víctimas". Efectivamente, en la guerra sólo hay perdedores.

El mensaje de Radiohead con Harry Patch (in memory of), es el mismo que el de Ruíz de Santayana cuando escribió:


"El pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla”.


Thom Yorke & Jonny Greenwood - Harry Patch (in memory of)


I am the only one that got through
The others died where ever they fell
It was an ambush
They came up from all sides
Give your leaders each a gun and then let them fight it out themselves
I've seen devils coming up from the ground
I've seen hell upon this earth
The next will be chemical but they will never learn

Soy el único que sobrevivió
los demás murieron donde caían
fue una emboscada
salieron de todas partes

dale a cada uno de tus líderes una pistola y déjalos a su suerte

He visto demonios salir de la tierra

he visto el infierno en la Tierra
la siguiente será química, pero nunca aprenderán

24/5/10

Sonrisas de complicidad



En algunas entradas de este blog he citado mis "sonrisas de complicidad"; escuchando o viendo a un artista interpretar, (Barbara, Nick Drake, aunque con él la sonrisa es cómplice desde la melancolía: la felicidad de sentir tristeza; Adrian Belew y otros muchos que no aparecen en el blog, al menos todavía), escuchando un disco o leyendo me suele ocurrir también, (J.L. Borges o F. Pessoa). En este último sentido, en el aspecto de las letras, de todo lo que he leído en mi vida hasta hoy (que no es mucho, pero tengo la certeza de haber leído obras grandes, porque me han enseñado mucho), el autor que más sonrisas de complicidad me ha producido ha sido Arthur Schopenhauer [blank a Wikipedia] (quien curiosamente nació el mismo día que yo, claro que de otro año y otro siglo), a quien he citado en muchas ocasiones, por ejemplo en las entradas tituladas "Breve ensayo sobre la música", en las que transcribí parte del apartado de El mundo como voluntad y representación en el que habla de la metafísica en la música.

Desde que unos amigos me descubrieran su obra (uno de los regalos más inestimables que me han hecho nunca) y me adentrara por primera vez, tras los ojos expectantes, ávidos de conocimiento y hallazgos, en las páginas de algunas de sus obras, siempre he encontrado a un aliado intelectual que va por delante de mi comprensión; considero a Schopenhauer un escritor virtuoso y un pensador sublime. Quizá por encima de todos los demás. Claro que hay muchas ideas o conceptos con los que discrepo, naturalmente. Como persona, su profunda defensa de la conmiseración y su búsqueda de la pureza y la verdad me producen una admiración implacable. He leído sus textos con fervor. Este blog, y mi persona, no serían lo mismo si no hubiera conocido a este filósofo y pensador alemán. Es un autor imprescindible para cualquier mente inquieta, un autor que avanzaba con la verdad por delante siempre, que se ocupó, cuando tuvo que hacerlo, de advertirnos, de aconsejarnos con su sabiduría, de enseñarnos a desenmascarar impostores y muchas otras virtudes inquebrantables, porque la verdad lo es.

Hoy he querido rendirle un pequeño homenaje, porque Schopenhauer es una de esas pocas personas que me han encontrado y me ha dado algo tan valioso que no se puede corresponder. Fuera de los libros se aprende, sí, y mucho; pero no hay que olvidar que los que escriben libros saben muy bien esto.

Seguramente volveré a citar algo suyo en otras entradas, como hice antaño. Hoy sólo he elegido algunos aforismos y extractos de sus obras que me gustaría compartir con vosotros, los que os metéis dentro del árbol de vez en cuando a ver qué hay. Los comparto junto a la esperanza de que os enseñen algo; si no habéis leído ninguna obra suya, os sugiero no tardéis en hacerlo.

De paso, agradeceros a todos los que visitáis esta cavidad troncosa de vez en cuando y comentáis en las entradas. No pensé que permanecería tanto tiempo actualizando este blog. Hace siete meses, parece que ya le han crecido algunas hojas.

Saludos a todos.




  • "La conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter; de tal manera que se puede afirmar, de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona".
  • "La amabilidad es como una almohadilla, que aunque no tenga nada por dentro, por lo menos amortigua los embates de la vida".
  • "Los hombres vulgares han inventado la vida de sociedad porque les es más fácil soportar a los demás que soportarse a sí mismos".
  • "Debo confesarlo sinceramente. La vista de cualquier animal me regocija al junto y me ensancha el corazón, sobre todo la de los perros, y luego la de todos los animales en libertad, aves, insectos, etc. Por el contrario, la vista de los hombres excita casi siempre en mi una aversión muy señalada, por que con cortas excepciones, me ofrecen el espectáculo de las deformidades más horrorosas y variadas: fealdad física, expresión moral de bajas pasiones y de ambición despreciable, síntomas de locura y perversidades de todas clases y tamaños; en fin, una corrupción sórdida, fruto y resultado de hábitos degradantes. Por eso me aparto de ellos y huyo a refugiarme en la naturaleza, feliz al encontrar allí a los brutos".
  • "Hay solamente un error congénito y es la noción de que existimos para ser felices".
  • "Nuestro mundo civilizado no es más que una mascarada donde se encuentran caballeros, curas, soldados, doctores, abogados, sacerdotes, filósofos... pero no son lo que representan, sino sólo la mascara, bajo la cual, por regla general, se esconden especuladores de dinero".

  • "Querer es esencialmente sufrir, y como vivir es querer, toda vida es por esencia dolor. Cuanto más elevado es el ser, más sufre... La vida del hombre no es más que una lucha por la existencia, con la certidumbre de resultar vencido. La vida es una cacería incesante, donde los seres, unas veces cazadores y otras cazados, se disputan las piltrafas de una horrible presa. Es una historia natural del dolor, que se resume así: querer sin motivo, sufrir siempre, luchar de continuo, y después morir... Y así sucesivamente por los siglos de los siglos hasta que nuestro planeta se haga trizas".

  • "Sería bueno comprar libros, si se pudiera comprar a la vez el tiempo para leerlos; pero casi siempre se confunde la compra de los libros con la apropiación de su contenido".
  • "Sólo se puede ser totalmente uno mismo mientras se está solo: quien, por tanto, no ama la soledad, tampoco ama la libertad; pues únicamente si se está solo se es libre".
  • “Los amigos se dicen sinceros, los enemigos lo son”
  • “El hecho de que la gente sea incapaz de reír sola es una prueba segura de que su fantasía es muy débil”
  • “La lejanía, que al ojo le empequeñece los objetos, al pensamiento se los agranda”
  • “El suicidio es también un experimento, una pregunta que se le hace a la Naturaleza”
  • “Todo amor genuino es compasión, y todo amor que no sea compasión es egoísmo”
  • “La especie más barata de orgullo es el nacional. Pues denota que el afectado anda falto de cualidades individuales”
  • “En un grupo grande, orientado a fines prácticos, siempre habrá dos granujas, que se reconocerán en el acto, como si portasen una insignia, y se unirán muy pronto, para perpetrar abusos o traiciones”
  • “Quien quiera sacar el balance de su vida no hará las cuentas basándose en las alegrías que ha disfrutado, sino en los males de los que ha escapado”
  • “Desde el punto de vista del pasado da igual haber vivido una cosa o haberla soñado”
  • “¡Cuántas cosas hay que no necesito!”
  • “Los “amigos de la casa” lo son casi siempre con razón, ya que son más amigos de la casa que del dueño, es decir, son más parecidos a los gatos que a los perros”
  • “Todos los seres humanos quieren vivir, pero ninguno sabe por qué”
  • "El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales"
  • "El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la sociedad"
  • "No hay dinero mejor empleado que el que nos han estafado, porque por él hemos adquirido experiencia"
  • "Todo lo que ocurre, desde lo más grande a lo más chico, ocurre necesariamente"
  • "La arquitectura es música congelada"

21/5/10

R.I.P Yvonne


Junto a Messiaen

Un amigo me hacía llegar hoy la noticia de la muerte de Yvonne Loriod, fue el pasado día 17. La pianista es un icono de la música del siglo XX.

A su marido,
Olivier Messiaen (uno de los compositores de música culta más grandes que han existido, de quien os recomiendo el Cuarteto para el fin de los tiempos, obra sobrecogedora donde las haya), le fascinaba el canto de los pájaros; decía que los pájaros eran los verdaderos músicos y se consideraba a sí mismo igual ornitólogo que compositor. Transcribía el canto de los pájaros en sus viajes por el mundo y trabajó trasladando esas pulsiones naturales del canto de los pájaros a parte de la música que compuso.

Messiaen y los pájaros


Messiaen y los pájaros II


Su música es revolucionaria en los colores, atravesando el tiempo y abriendo nuevas percepciones, su trabajo es brillante.

Yvonne fue su intérprete durante muchos años, tocando el piano notablemente, aunque su figura es más reconocida por ser "la mujer de" Messiaen entre los profanos.

Gracias Yvonne por tus interpretaciones y tu incansable reivindicación de la música culta del siglo pasado.

Descansa en paz.

Le moqueur Polyglotte (Part 1)


Le moqueur Polyglotte (Part 2)

16/5/10

Argumentum ornithologicum




“Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segundo o acaso menos; no sé cuántos pájaros vi. ¿Era definido o indefinido su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. Si Dios existe, el número es definido, porque Dios sabe cuántos pájaros vi. Si Dios no existe, el número es indefinido, porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros (digamos) y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o dos. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete, seis, cinco, etcétera. Ese número entero es inconcebible; ergo, Dios existe.”

Jorge Luis Borges

10/5/10

Sobrenaturalis


Iniciada la segunda mitad de los 90, cuando las noches de invierno me parecían tempestades de un mundo desconocido y fantástico, especialmente si era domingo, cuando me sumergía en los pasajes de Hergest Ridge y vibraba emocionado con Ommadawn; un amigo y yo pasábamos largas madrugadas escuchando radio y conversando, sobrecogidos y boquiabiertos a veces por ciertos programas que se emitían de madrugada dedicados a la música clásica contemporánea, acompañados de cigarrillos y cerveza, a veces acercándonos a la filosofía sin saber que era filosofía, metafísica sin saber que era metafísica; el hambre de conocimiento latía como una larva y se manisfestaba insconsciente en nuestras disertaciones; justo esos años adolescentes en los que, generalmente, empiezas a salir con alguna chica, cuando los prejuicios pueden resultar aguijones eternos, (por suerte para nosotros fueron pocos), justo cuando todo es nuevo y todo es profundo; cuando la música es subyugante como no volverá a serlo más, cuando la imaginación y el miedo son a veces aliados inseparables y cuando la programación de radiodifusión daba sus primeros indicios de decadencia profunda, descubrimos, una de tantas noches (no recuerdo cuál), un porgrama de radio que se emitía de madrugada y nos llamó poderosamente la atención instantáneamente. Nunca habíamos oido nada igual. Se trataba de Sobrenatural, un programa radiofónico producido y emitido por un equipo de profresionales en Radio Nacional de España; dirigido, escrito y presentado por el escritor (docto en literatura fantástica y ciencia ficción), Juan José Plans.

Juan José Plans
Plans se acompañaba de excelentes voces que hacían un trabajo teatral magnífico, como nunca he oido en la radio. El programa se nos presentaba como un sucedáneo más de los típicos espacios de radio dedicados al miedo o el terror a través de la adaptación de cuentos populares o clásicos de la literatura de terror; pero Sobrenatural iba más allá, tenía algo más, algo que te enganchaba poderosamente. Si cerrabas los ojos, en la penumbra de la noche, o te quedabas "a oscuras, o a la temblorosa llama de una vela" (típica frase de entradilla del programa), podías vivir "las más espantosas pesadillas", ser transportado a la época victoriana, o al siglo XVII, conocer la vida y obra de autores tan importantes como Edgar Alan Poe, Sheridan Le Fanu, Bram Stoker, Julio Verne, Mary Shelley, Pedro Antonio de Alarcón, Guy de Maupassant y otros muchos. Los primeros domingos coincidía que lo localizábamos en el dial, pero pronto sería una cita que esperábamos durante la semana; grabamos algunos programas incluso, para conservarlos, pero se perdieron con el tiempo. Pronto fuimos dos miembros más del Club Historias, (como gustaba J. J. Plans dirigirse a sus oyentes) un club al que me parece que no hemos dejado de pertenecer nunca.

Parte del equipo de Historias

El programa, desconozco la razón, (supongo que por atenuar el contenido de terror y ampliar la variedad de géneros) cambió ligeramente su estilo y contenido, pasando a llamarse Historias. Empezaron a incluir otros géneros, no sólo literatura de terror y vampírica, sino también adaptaciones de obras de ciencia ficción y aventuras.


Lamentablemente, de los programas de la etapa de Sobrenatural no conservo nada y en la red tampoco he encontrado ninguno, a pesar de que hay una comunidad de seguidores del programa que han convertido sus grabaciones originales en cassette a formato digital y las comparten en internet. Si algún seguidor del programa está leyendo este post y tiene o sabe cómo conseguir alguna edición de Sobrenatural basta con dejarme un comentario en la entrada. Lo agradecería mucho.


Entradilla de Historias - RNE



He subido a goear esta entradilla de una edición del programa, concretamente una dedicada al relato titulado Miedo Cerval del autor francés Guy de Maupassant; esta edición se emitió el 16 de mayo de 1999.

Historias fue (y es, gracias al suculento archivo de ediciones grabadas que los fans han compartido en internet), un programa generoso, didáctico y entretenido; con el que he pasado momentos emocionantes en el pasado y que aun, de tarde en tarde, disfruto en alguna de esas noches 'a oscuras, o a la luz, temblorosa luz, de la llama de una vela' y con el que me lo he pasado 'de miedo con miedo'. Desde aquí quiero reconocer, aunque lo haga prácticamente una década después, el trabajo y constancia del gijonés J.J Plans y todo el equipo que hizo posible el que quizá sea el mejor programa que ha existido en la radiodifusión española.

Este tema musical que comparto a continuación solía ser el tema de cierre, sobre el que una voz, al final del programa, citaba el reparto de actores, locutores y técnicos que hacían posible cada edición. Es una pieza de John Williams titulada Cory in jeopardy. Muy buena, como toda la selección musical del programa.

John Williams - Cory in jeopardy



No quiero cerrar este post sin dejar una de esas Historias. Aunque no soy lector de literatura de terror ni vampírica, estos programas siempre me han encantado, e incluso en su momento eliminaron ciertos prejuicios prematuros hacia este tipo de literatura animándome además a leer algún relato, y porsupuesto parte de la obra de Poe y otros.

He elegido una de las mejores adaptaciones que hicieron en toda la trayectoria del programa, una de las historias más queridas por los fans del programa, que está compartida en iVoox en tres partes que se pueden escuchar y descargar. Carmille, de Joseph Sheridan Le Fanu. Una de las obras precursoras de la literatura vampírica, (que influiría en cuentos y novelas posteriores tan importantes como Drácula de Bram Stoker), un relato escrito por Le Fanu en 1872 narrado por la protagonista principal, Laura, que vive con su padre en un castillo apartado de la población; una vida burgesa y tranquila, con sus sirvientes y caballos. Su vida transcurre con normalidad hasta que cierto día un carruaje sufre un accidente cerca del castillo, el carruaje porta a una joven dama que yace desmayada, el padre de Laura la acoje en su castillo y así empieza esta escalofriante historia precursora de la literatura vampírica.

No creo que olvide nunca la voz cavernosa de J.J Plans, los cigarrillos Sunset, las partidas de Risk y el olor de aquel garaje.


Carmille de Joseph Sheridan Le fanu en iVoox
(Comunidad Historias y relatos)


7/5/10

Magritte, I



El castillo de los Pirineos, 1959
Rene Magritte

5/5/10

Balmorhea (Constellations)



'La Tierra, eso es suficiente. No quiero que las constelaciones estén más cerca. Sé que están bien donde están. Sé que satisfacen a aquellos que pertenecen a ellas'.

Walt Whitman

C
ada poco tiempo me encuentro con nuevos artistas o formaciones que usan como seudónimo el nombre de una ciudad o el de algún lugar geográfico, algo muy extendido que a veces es elegido a bote pronto, azarosamente, y otras muchas es pura intención. Uno de ellos es Balmorhea. En este caso coexisten las dos razones: el proyecto no empezó como algo serio y eligieron ese nombre porque es el lugar donde uno de los integrantes pasó parte de su infancia, (como Mara con Bosque Brown), y luego vieron que su música resultaba acorde con las características del sitio. Balmorhea es un poblado en el condado de Reeves, en Austin/Texas, con cierto atractivo (no se puede negar), las fotografías del Balmorhea State Park dan cuenta.

Balmorhea State Park

La verdad es que no está nada mal el nombre para una formación de música instrumental. El parque llama la atención; construido en 1941, incluye una gran piscina, atractivos árboles y hasta una ciénaga. Tiene aspecto de ofrecer una sutil mezcla de sosiego y aventura, como la música que he metido hoy dentro del árbol.

Balmorhea State Park
Link de fotografías en Google imágenes.

Blamorhea (pronunciado Bal-ma-rei), es también el seudónimo que eligieron Rob Lowe (guitarra, piano, melodica, banjo) y Michael Muller (guitarra, banjo, piano) para denominar su proyecto musical en 2006, al que luego se unieron Aisha Burns (violin), Nicole Kern (chelo), Travis Chapman (contrabajo) y Kendall Clark (percusión). Un proyecto fructífero que ha dado de sí numerosos trabajos; el último hasta la fecha, publicado recientemente, se llama Constellations. Me ha llamado la atención y aunque está en la línea de sus trabajos anteriores, por alguna razón que desconozco, (por lo tanto una razón importante) me he visto impulsado a postearlo. Llevo escuchándolo un par de días y ha conseguido alcanzarme lo suficiente para escribir aquí sobre él.

Contellations puede evocarnos pasajaes cósmicos, planetas, insondables espacios vacíos y toda suerte de conceptos relacionados con el espacio; también tiene el poder para evocar lo oculto, el plano más astrológico del universo si se quiere. Yo más bien veo en estas piezas instrumentales cosas más de aquí abajo de la Tierra; puertas, ventanas, madera, hojas, agua, arena, cielos nocturnos, caricias, misterio, silencio y melancolía, una melancolía que, aunque a veces se acerca, nunca llega a la exuberancia romántica ni al fatalismo. Es post-rock fundamentalmente, pero dejarlo en esa etiqueta no sería justo; coquetean con otras expresiones y son notables las influencias de la música clásica contemporánea. El piano es el protagonista principal. Las percusiones, de ritmos densos, en la onda habitual del post-rock evocan la densidad del agua, y las cuerdas también son importantes, algún banjo sigiloso danza de puntillas entre la densidad, guitarras acústicas, contrabajo y mucho chelo y violin. El hecho de que a veces se acerque al post-rock convencional es lo único que podría alejarme de este proyecto, pero en su justa medida; todo lo demás me gusta bastante. Me recuerdan a Rachel's.

Balmorhea - Bowspirit


Dentro de este disco, sonidos, musica y un trato delicado de la tecnología digital conviven en armonía. Es un disco contemplativo. Perfecto para llevarlo en el repoductor portatil y tumbarse en la hierba. Pasear por la playa o mirar por la ventana de una casa o de un vehículo en movimiento. Aunque puedes simplemente ponerlo en los cascos y mirar el techo de tu habitación, seguro que te evoca suculentos sueños en abstracción.

Hay ciertos proyectos del llamado post-rock que me interesan y que considero recomendables, siempre que encuentre un disco de este (sub)-género que me guste y merezca la pena lo compartiré aquí.

Que lo disfruteis

Entrevista transcrita con la banda 21/05/2009 en Austinsound. (En inglés)

Balmohrea - Constellations (2010) en Spotify

¿No tienes Spotify? Descargalo aquí

1/5/10

Umalali significa voz (las mujeres Garífuna)

La versión aceptada del origen de la etnia de los Garífunas o 'caribes negros' es la que dice que (Wikipedia) allá por 1635, un barco español partió desde Nigeria portando esclavos en dirección a las indias occidentales. Los esclavos escaparon del barco y alcanzaron las islas Granadinas (San Vicente) donde fueron acogidos por los naturales de la zona; de los matrimonios surgieron los Garinagu, hoy día la mayoría de la población está en Guatemala.

En la tradición musical de esta curiosa etnia se ha producido recientemente una combustión, artistas como Andy Palacio, Mohobub Flores o Adrian Martinez recogen la música tradicional Garífuna y la fusionan con otros ritmos y estilos modernos. Este resurgir de la música Garífuna ha captado la atención internacional recientemente, en 2001 fue proclamada una de las Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Mujeres Garífuna

Por esta etnia también se interesó Ivan Duran, un músico guatelmateco especializado en música tradicional. Ivan tuvo que montar su propio sello discográfico para realizar sus proyectos, Stonefree Records, el primer y único sello ubicado en Belice. El trabajo de Duran es parecido al que hiciera Ry Cooder con los iconos del Son cubano, salvando las obvias diferencias. Duran se adentró en la comunidad garífuna, vivió con ellos, no quiso empezar a trabajar con su música ni grabar nada sin conocer bien la cultura. Pasó nada menos que 5 años conviviendo y empapándose de sus cantos; conociendo sus tradiciones y su forma de vida; y otros 5 arreglando y grabando un disco. Ha dedicado 10 años a construir el proyecto que ha titulado Umalali - The Garifuna Women's Project. Publicado en 2008 por Stonefree.

Las mujeres Garífuna cantan sin música, son cantos populares tradicionales que responden a la cultura de este pueblo, a sus necesidades, a sus sueños, a sus pulsiones espirituales. El trabajo de este hombre me ha vuelto a recordar que a veces es mucho más interesante y rico buscar la belleza en los sencillos cantos populares africanos, en la esencia del espíritu humano. No me extraña que gran parte de los grandes compositores de la música clásica universal se especializaran y amaran el folklore popular.

Umalali

Los Garífuna están un poco lejos, aunque parece que estuvieran a miles de años luz del mundo musical occidental; en nuestra dimensión deambulamos como títeres sobrecargados de idealismos y medios de comunicación, preocupados por la SGAE, por los derechos de autor, por las ventas de discos. Ellos creen que quien nace con el 'don de la música' ha sido agraciado con eso y ni piensan en dedicarse alguna vez a ello de forma profesional. Nada más lejos, para ellos el don de cantar o emocionar con la música es algo natural que surge en su momento, cuando el alma necesita hacerlo. Estas mujeres se alegran cuando ven que los demás se emocionan con sus voces pero no esperan retribución de ningún tipo por cantar.

Pienso en una mujer garífuna, haciendo sus tareas de la vida, a su ritmo, con su orden, con su forma de respirar, su forma de existir; la imagino cantando porque así lo siente, cantando a capella, sin pensar en ninguna otra música, canta sobre un problema, canta a la belleza de la vida, o canta por que ve una niña o un animal, canta porque tiene que hacerlo, porque su alma reacciona así cuando está en comunión con el universo, ya sea sufriendo o disfrutando.

Puedo comprender la curiosidad de Duran acercándose a esos cantos centenarios, al canto de la tierra, de las emociones, a los cantos que nacen porque llueve, porque hay cosecha, porque se ansia libertad, porque se sufre la pérdida de un ser querido, porque se celebra un nacimiento; exentos de toda concepción malsana de la música. Y también entiendo la complejidad de su empresa, añadir música a esos cantos, explicarles a esas mujeres lo que quiere hacer con sus canciones; ponerles música de forma que ellas queden contentas y él también. Enseñarlas a seguir las adaptaciones que ha hecho él; añadiendo elementos modernos. Admirable su labor, ya que esta música, cuyo legado está destinado a desaparecer, no hubiera llegado a millones de personas de no ser por músicos como él.

Pueblo garífuna

El disco suena estupendamente bien, me ha encantado. Muestra la esencia de esas voces libres que siempre son protagonistas. Las percusiones me han gustado mucho también y la producción es excelente. Lo que más me ha gustado son las voces de esas mujeres, algunas son preciosas. Hay una voz de la que he quedado prendado. La podemos escuchar liderando las melodías de una de las canciones del álbum, titulada Baruebana yagian (llévame lejos). Esta canción (no sé a vosotros, ya me contaréis en los comentarios si queréis), me produce siempre que la oigo, una sensación general que no he encontrado nunca en otra música, ni popular ni docta, una sensación de comunión con todo y admiración, una admiración por la sencillez, supongo que por la ausencia total de pretensiones, es una especie de complicidad imaginaria; encuentro en ella una belleza grande, parecida a la que veo en algunos animales, siento amor con esta canción, creo que es el término más acertado, amor universal, algo que va más allá de la música. Es un estado espiritual extraordinario que espero que no se vaya demasiado pronto.

Digo que lo que más me gusta del disco son las voces y especialmente la que aparece en esta canción, el hermosísimo timbre de esta mujer, que parece mecerse entre tonos infantiles, como si cantara un niño o una niña. Su voz es una flor, es una abeja titilando en el aire, es naturaleza, es comunión con la Tierra. Es algo que me resulta sumamente difícil traer a las palabras. No he escrito hasta ahora más que balbuceos, "Escribir sobre música es como bailar arquitectura" (Frank Zappa).

Mejor la escucháis vosotros mismos.

Umalali - Baruebana yagian (Llévame lejos)


Pero el disco contiene otras canciones, doce en total, ninguna de ellas se parece a esta, y la mayoría son muy diferentes entre sí; supongo que Ivan Duran ha querido crear variedad musical en las canciones y fusionarlas de forma diferente a cada una. Aunque sí que existe una uniformidad notable en el disco, cada canción produce sensaciones diferentes y todas conservan esa transparencia de la que hablé antes, están libres de todo ápice de suciedad, libres de esos elementos humanos con los que tenemos que lidiar cada día (rencor, avaricia, intereses, odio, mentira y otras mezquindades que algunos podemos ver impresas en la música), estas canciones parecen responder a la pulsión de la Tierra misma. Como si se nos hubiera encargado a los seres humanos la tarea de reproducir con sonidos los espasmos de una hipotética psíque de la madre Gea. Es una música bastante universal y, lejos de lo que pueda parecer en un principio, bastante mística.

Canciones como Fuleisei (Favores), Nibari (Nieto) o Yündüda weyu (El sol se ha puesto), suenan deliciosamente, llevan impresa la marca natural de los cantos ancestrales, algunas están impregnadas de un sabor salvaje, como las hojas que crecen lejos de nosotros, en tierras no corrompidas por el hombre.

Ivan se llevó a las mujeres de Umalali de gira por el mundo, interpretando las canciones y sus danzas tradicionales en la lucha por conservar su lengua y su cultura bajo los zancos gigantes del imperio capitalista; viajaron a Portugal, Austria, Bélgica, E.U y otros países, en España estuvieron poco después de publicar el disco, actuando en el norte del país, en Cataluña. Si vuelven algún día espero poder ir a verlas.

El disco es en general muy colorido, con momentos tristes, sombríos, pero también tiene momentos maravillosamente libres y transparentes; siempre envuelto en esa neblina mística, desde Kenia hasta nuestros días, es el viaje del ser humano, es la historia de la vida, es la fisura humana en el tiempo. Un disco que escucharé muchas veces, seguro.

Que lo disfruteis.

Umalali - Nibari


Umalali - The Garifuna Women's Project en Spotify

¿No tienes Spotify? Descargalo aquí