1/5/10

Umalali significa voz (las mujeres Garífuna)

La versión aceptada del origen de la etnia de los Garífunas o 'caribes negros' es la que dice que (Wikipedia) allá por 1635, un barco español partió desde Nigeria portando esclavos en dirección a las indias occidentales. Los esclavos escaparon del barco y alcanzaron las islas Granadinas (San Vicente) donde fueron acogidos por los naturales de la zona; de los matrimonios surgieron los Garinagu, hoy día la mayoría de la población está en Guatemala.

En la tradición musical de esta curiosa etnia se ha producido recientemente una combustión, artistas como Andy Palacio, Mohobub Flores o Adrian Martinez recogen la música tradicional Garífuna y la fusionan con otros ritmos y estilos modernos. Este resurgir de la música Garífuna ha captado la atención internacional recientemente, en 2001 fue proclamada una de las Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Mujeres Garífuna

Por esta etnia también se interesó Ivan Duran, un músico guatelmateco especializado en música tradicional. Ivan tuvo que montar su propio sello discográfico para realizar sus proyectos, Stonefree Records, el primer y único sello ubicado en Belice. El trabajo de Duran es parecido al que hiciera Ry Cooder con los iconos del Son cubano, salvando las obvias diferencias. Duran se adentró en la comunidad garífuna, vivió con ellos, no quiso empezar a trabajar con su música ni grabar nada sin conocer bien la cultura. Pasó nada menos que 5 años conviviendo y empapándose de sus cantos; conociendo sus tradiciones y su forma de vida; y otros 5 arreglando y grabando un disco. Ha dedicado 10 años a construir el proyecto que ha titulado Umalali - The Garifuna Women's Project. Publicado en 2008 por Stonefree.

Las mujeres Garífuna cantan sin música, son cantos populares tradicionales que responden a la cultura de este pueblo, a sus necesidades, a sus sueños, a sus pulsiones espirituales. El trabajo de este hombre me ha vuelto a recordar que a veces es mucho más interesante y rico buscar la belleza en los sencillos cantos populares africanos, en la esencia del espíritu humano. No me extraña que gran parte de los grandes compositores de la música clásica universal se especializaran y amaran el folklore popular.

Umalali

Los Garífuna están un poco lejos, aunque parece que estuvieran a miles de años luz del mundo musical occidental; en nuestra dimensión deambulamos como títeres sobrecargados de idealismos y medios de comunicación, preocupados por la SGAE, por los derechos de autor, por las ventas de discos. Ellos creen que quien nace con el 'don de la música' ha sido agraciado con eso y ni piensan en dedicarse alguna vez a ello de forma profesional. Nada más lejos, para ellos el don de cantar o emocionar con la música es algo natural que surge en su momento, cuando el alma necesita hacerlo. Estas mujeres se alegran cuando ven que los demás se emocionan con sus voces pero no esperan retribución de ningún tipo por cantar.

Pienso en una mujer garífuna, haciendo sus tareas de la vida, a su ritmo, con su orden, con su forma de respirar, su forma de existir; la imagino cantando porque así lo siente, cantando a capella, sin pensar en ninguna otra música, canta sobre un problema, canta a la belleza de la vida, o canta por que ve una niña o un animal, canta porque tiene que hacerlo, porque su alma reacciona así cuando está en comunión con el universo, ya sea sufriendo o disfrutando.

Puedo comprender la curiosidad de Duran acercándose a esos cantos centenarios, al canto de la tierra, de las emociones, a los cantos que nacen porque llueve, porque hay cosecha, porque se ansia libertad, porque se sufre la pérdida de un ser querido, porque se celebra un nacimiento; exentos de toda concepción malsana de la música. Y también entiendo la complejidad de su empresa, añadir música a esos cantos, explicarles a esas mujeres lo que quiere hacer con sus canciones; ponerles música de forma que ellas queden contentas y él también. Enseñarlas a seguir las adaptaciones que ha hecho él; añadiendo elementos modernos. Admirable su labor, ya que esta música, cuyo legado está destinado a desaparecer, no hubiera llegado a millones de personas de no ser por músicos como él.

Pueblo garífuna

El disco suena estupendamente bien, me ha encantado. Muestra la esencia de esas voces libres que siempre son protagonistas. Las percusiones me han gustado mucho también y la producción es excelente. Lo que más me ha gustado son las voces de esas mujeres, algunas son preciosas. Hay una voz de la que he quedado prendado. La podemos escuchar liderando las melodías de una de las canciones del álbum, titulada Baruebana yagian (llévame lejos). Esta canción (no sé a vosotros, ya me contaréis en los comentarios si queréis), me produce siempre que la oigo, una sensación general que no he encontrado nunca en otra música, ni popular ni docta, una sensación de comunión con todo y admiración, una admiración por la sencillez, supongo que por la ausencia total de pretensiones, es una especie de complicidad imaginaria; encuentro en ella una belleza grande, parecida a la que veo en algunos animales, siento amor con esta canción, creo que es el término más acertado, amor universal, algo que va más allá de la música. Es un estado espiritual extraordinario que espero que no se vaya demasiado pronto.

Digo que lo que más me gusta del disco son las voces y especialmente la que aparece en esta canción, el hermosísimo timbre de esta mujer, que parece mecerse entre tonos infantiles, como si cantara un niño o una niña. Su voz es una flor, es una abeja titilando en el aire, es naturaleza, es comunión con la Tierra. Es algo que me resulta sumamente difícil traer a las palabras. No he escrito hasta ahora más que balbuceos, "Escribir sobre música es como bailar arquitectura" (Frank Zappa).

Mejor la escucháis vosotros mismos.

Umalali - Baruebana yagian (Llévame lejos)


Pero el disco contiene otras canciones, doce en total, ninguna de ellas se parece a esta, y la mayoría son muy diferentes entre sí; supongo que Ivan Duran ha querido crear variedad musical en las canciones y fusionarlas de forma diferente a cada una. Aunque sí que existe una uniformidad notable en el disco, cada canción produce sensaciones diferentes y todas conservan esa transparencia de la que hablé antes, están libres de todo ápice de suciedad, libres de esos elementos humanos con los que tenemos que lidiar cada día (rencor, avaricia, intereses, odio, mentira y otras mezquindades que algunos podemos ver impresas en la música), estas canciones parecen responder a la pulsión de la Tierra misma. Como si se nos hubiera encargado a los seres humanos la tarea de reproducir con sonidos los espasmos de una hipotética psíque de la madre Gea. Es una música bastante universal y, lejos de lo que pueda parecer en un principio, bastante mística.

Canciones como Fuleisei (Favores), Nibari (Nieto) o Yündüda weyu (El sol se ha puesto), suenan deliciosamente, llevan impresa la marca natural de los cantos ancestrales, algunas están impregnadas de un sabor salvaje, como las hojas que crecen lejos de nosotros, en tierras no corrompidas por el hombre.

Ivan se llevó a las mujeres de Umalali de gira por el mundo, interpretando las canciones y sus danzas tradicionales en la lucha por conservar su lengua y su cultura bajo los zancos gigantes del imperio capitalista; viajaron a Portugal, Austria, Bélgica, E.U y otros países, en España estuvieron poco después de publicar el disco, actuando en el norte del país, en Cataluña. Si vuelven algún día espero poder ir a verlas.

El disco es en general muy colorido, con momentos tristes, sombríos, pero también tiene momentos maravillosamente libres y transparentes; siempre envuelto en esa neblina mística, desde Kenia hasta nuestros días, es el viaje del ser humano, es la historia de la vida, es la fisura humana en el tiempo. Un disco que escucharé muchas veces, seguro.

Que lo disfruteis.

Umalali - Nibari


Umalali - The Garifuna Women's Project en Spotify

¿No tienes Spotify? Descargalo aquí

8 comentarios:

Anónimo

Conocía este proyecto, esta interesante. Me ha sorprendido que le escribas una etrada. Un disco muy disfrutable para recomendar a cualquiera. Me gusta que haya dierentes estilos en el árbol.
Sobre el tema 4, a mi tambien me gusta bastante la voz de la mujer, me parece que es la misma que canta otra cancion del disco, Fuleisei.

saludos

P- Galvez

PeterPan

No tenia ni idea de esto, la verdad que tampoco suelo escuchar este tipo de musica, pero tal como lo pintas le dare una oportunidad.

un saludete

Gustavo BM

Pues la verdad, que a mí tampoco me ha llamado la atención nunca los sonidos tradicionales y el folclore de este tipo. Pero hay que reconocer que la idea de recoger las voces de estas mujeres, que cantan sin ninguna pretensión comercial, es magnífica. Guardaré el enlace del spotify ;)

Anónimo

Muchas gracias, me han encantado. Conseguiré el disco. me ha gustado sobre todo ahora que ha llegado la primavera.

Y me ha gustado la entrada, hay algunas cosas que destacaria; la parte en la que piensas en una mujer Garífuna cantando y:

"Canciones como Fuleisei (Favores), Nibari (Nieto) o Yündüda weyu (El sol se ha puesto), suenan deliciosamente, llevan impresa la marca natural de los cantos ancestrales, algunas están impregnadas de un sabor salvaje, como las hojas que crecen lejos de nosotros, en tierras no corrompidas por el hombre."

y

"Aunque sí que existe una uniformidad notable en el disco, cada canción produce sensaciones diferentes y todas conservan esa transparencia de la que hablé antes, están libres de todo ápice de suciedad, libres de esos elementos humanos con los que tenemos que lidiar cada día (rencor, avaricia, intereses, odio, mentira y otras mezquindades que algunos podemos ver impresas en la música), estas canciones parecen responder a la pulsión de la Tierra misma."

Sigue escribiendo, saludos

Ahab

P- Galvez:

Sí, creo que es la misma voz, aparece en más de una ocasión en el disco. Es sorprendente, muy rica en matices, natural y muy viva. Quizá es lo que más me ha gustado de todo el disco, pero no lo sé, aun estoy indagando en él.

PeterPan y Gustavo:

Merece la pena darle una oportunidad, no sólo a este disco, sino a muchos otros, no sólo de caracter "étnico" o "world music", sino de otro muchos géneros. En este blog también quiero tratar otras músicas, que no se quede todo en el rock, el rock es muy rico, hay muchos subgéneros y mucho material interesante; pero hay otros muchos géneros tan interesantes como el rock que no dejaré al margen. Por eso he publicado esta entrada sobre Umalali. Además de que la historia me parece de lo más interesante, la historia de la etnia Garífuna, y la labor del musico productor Ivan Duran también me parecen muy interesantes; creo que merece la pena escucharlo varias veces, estas musicas suelen parecernos lejanas, como si no nos hablaran a nosotros, las primeras veces que las escuchamos, y tendemos a relacionarlas con "clichés" que no suelen ser de nuestro gusto estético; por eso invito a escuchar la música única y exclisuvamente por lo que es. Toda la música, es a fin de cuentas, tras la forma del estilo, música. Y en este caso bastante buena.

Anónimo:

Gracias por tus palabras, en principio seguiré escribiendo en blog. Sí, no está nada mal para escuchar en primavera.


Gracias a todos por comentar y compartir.

Dudo

Sinceramente, a primera oida no me atrae. Como dices, me suena lejano. Quizá con más profundidad y detenimiento puede llegar a entrar en mí. Aunque el flamenco ni siquiera se pudo asomar a la puerta, pero bueno, la última canción si que me llama un poco, me gusta la percusión y el trato instrumental que le ha dado Ivan Duran a la canción. Y la historia por supuesto que es interesante. ¡Envidia siento al leer las palabras que describen las emociones que te causan!.

Anónimo

Soy de Colombia y vivo en mi hermosa Colombia; y acabo de encontrarme estas maravillosas y limpias expresiones del alma y del trasegar de la vida. Entonces quise investigar un poco, y ahora me encuentro sin palabras para expresar tanta belleza.Yûndûda weyu, me hizo lagrimiar de asombro, de felicidad y de admiración; pero también de reconocimiento a Durán.

Ahab

Bienvenido al blog.

Desde luego, las cosas verdaderas emocionan y resultan incombustibles, es un hecho natural que nadie puede alterar.

Gracias por comentar.