23/12/10

Untitled


Evening pool, Deborah Paris.


S
e acerca de nuevo el final de un año. Y el festejo, la melancolía que produce la herencia cultural y el aire enrarecido del invierno. El festejo activo o pasivo de la mayoría de los occidentales, para quienes estos días festivos no parecen otra cosa que una de las innumerables quimeras espirituales; otra herramienta para ignorar la verdadera no-identidad y el alma misma. No es pesimismo reconocer, puestas las cosas sobre la balanza, que el estado actual del mundo es realmente descorazonador. Y se presenta aún peor si especulamos sobre el futuro. Pero aquí y ahora nos ha tocado vivir.

Desde este cavernoso rincón quiero agradecer vuestras visitas y aportes en los comentarios, tanto a lxs que conozco personalmente como a lxs que no; gracias de corazón por visitar el árbol. Os deseo unas felices fiestas a todxs y un próspero año por venir. Que sea un año productivo para el interior, para el crecimiento personal y para el amor entre todos los seres. Que sea un año cargado de sorpresas positivas; que vengan nuevas músicas y nuevas voces poéticas. Por desear, deseemos lo mejor. Que se acaben las penurias y las guerras. Aunque cada día todo parece más perdido -lejano, irreconciliable e inabarcable- que el ser humano empiece a ver caminos de realización personal y de libertad de pensamiento. No deseo que se acabe nuestro dolor existencial, nuestro Mal de vivre, no deseo que se tape el hueco que somos en lo hondo; el pesar que no podremos explicarnos; no pido que se revele el misterio que es el mundo; no pretendo que se deshagan los hilos que nos permiten vivir, la necesaria ignorancia de la especie y la vida misma, ni que nos sea desvelada la verdad de la existencia, la razón de ser de las cosas. Sólo deseo que se abran poros. Que muchxs, dejen tras de sí las marcas agonizantes de sus garras, que vuelvan a nacer; rompan el capullo, salgan de esa masa pegajosa de la cultura del borreguismo y la ignorancia; de la obediencia y la sumisión mental y espiritual. Que empecemos a sentir, a ser humanos, animales con conciencia, únicos cada uno, lo que somos; que salgamos del ombligo y entendamos de una vez por todas que no somos más que una pequeña y efímera parte de un todo al que no tenemos derecho ni capacidad de someter a nuestro antojo; ni siquiera de entenderlo.

Brindemos con lo invisible... por que muchas cosas cambien


Abrazos a todxs



12 comentarios:

PeterPan

Gracias a tí. Brindemos pues

Anónimo

El mundo esta hecho una ruina y cada vez peor es verdad. Por otra parte, comparto tus deseos Ahab.

Gracias por el vídeo de Bárbara. Emocionante. Una artista que he descubierto aqui, y aunque no entiendo nada de frances, me gusta mucho su voz y su manera de tocar, toda esa energia que derrocha.

Un buen regalo de navidad.

P. Galvez

CB

Gracias a ti también por compartir tantas cosas con nosotr@s.

Hay que tener la esperanza de que algún día la sociedad no aceptará que nos digan que ésto es beneficioso y aquello no; levantará la vista y mirará más allá del hoy y del yo...
Deseo que ese día no llegue demasiado tarde.

Mientras tanto seguiremos creciendo.

tula

Abrazos múltiples,
en el camino nos encontraremos.

bazoko

Mi deseo para el nuevo año es éste:

obrar como si lengua y ojo fueran pasto de una escritura-visión abrasiva, que no condesciende a los límites impuestos por ningún marco y se desborda constantemente, y al desbordarse rompe los cercos, transgrede y reinventa el encuadre

avanzar a tientas, desde la corrosión, como buscándose: la visión como ácido que decolora y de-limita (pone límites al marco, acerca a una intimidad de convusión)

quemaojo

lengua salvada

quemasintaxis en

caída sin

ni

(doble gesto de entrañeza-extrañeza)

el margen crece, y la diseminación propone más una convergencia que un espaciamiento

una llamada a ese vórtice que querrá anonadarnos de perturbación, descoyuntarnos el eje recto

una forma

insumisa

de aprender por fin a vivir

Aphisme

Muchas gracias a tí ahab por compartir con todos. Feliz año para tí.

saludos

Ahab

Brindemos PeterPan; aunque el sorbo sepa agridulce, aunque sea difícil sacar la cabeza, abrir el pecho sin estrellarlo contra el muro; aunque sea difícil conciliar todo lo que se es. Brindemos por los momentos de felicidad, los pocos resortes que nos quedan; brindemos aunque los demonios acechen cerca; brindemos aplastados; brindemos desde el fondo de la caverna, y desde lo hondo, adentro, desde la entraña; brindemos por ser energía que emana, que viajará sobre páramos desiertos; y por que esa energía siga siendo limpia. Brindemos por el amor verdadero y etéreo, por ver que existe, por ver que a pesar de las desavenencias, los martirios, todas las jaulas mezquinas, aún existe. Brindemos por las cosas bellas que nos conmueven. Y sobre todo brindemos por el vacío, el vacío que somos, brindemos por la de-construcción; la fisura, la grieta. Brindemos por lo poco que somos. Brindemos por estar vivos.

Brindemos por seguir asombrándonos, descubriendo; por la sorpresa, por la nueva vía que se abre cuando parece que hemos llegado al final, cuando parece todo perdido.

Ahab

P. Galvez

Celebro tu inmersión en Barbara.

No es necesario entender las letras cuando se cantan. A pesar de que las letras de Barbara son poemas muy conmovedores. Yo tampoco sé francés; con Barbara no es necesario conocer el idioma, hay mucho más ahí. Hay tantas vías de expresión-comunicación-pulsión en su persona, que podemos prescindir de las letras perfectamente.

saludos!

Ahab

CB:

seguiremos creciendo o de-creciendo

gracias

Ahab

tula:

abrazos para tí

sí, nos encontraremos

Ahab

Estimado Bazoko

Lo que dices es poema. Lo que dices no habla tanto a la razón como al corazón. Siempre has sido uno de mis poetas favoritos. No conozco la latitud -porque ignoro las latitudes, y creo que es buen hacer-, de tu alma nómada de la belleza; de tu alma lanzadera, de tu alma mecida por el viento de la vida y el soplo, el quejío, la herida, la gota de rocío y el hueco. Sigue tu errante viaje que deseo infinito.


Metamos la mano en la grieta

de cerca

Ahab

Aphisme:

Feliz año para tí también