17/5/11

Salto de conciencia




Salto de conciencia
Daniel Díaz Godoy



Hoy traigo una pintura al árbol. Una obra de un joven amigo y pintor. La impresión que causa este scan de una fotografía se aleja considerablemente de la que proporciona la pintura real, vibrando ante uno, imponiendo su presencia, su hueco en el tiempo. Aun así, se puede apreciar la capacidad de Dani para transmitir a través de la pintura. Ese algo que subyace, que no se aprende ni se explica.

Hace poco fue publicada en una bitácora educativa. En los comentarios, que debían tratar sobre la "lectura" del cuadro, dejé esta opinión:


Primero fue la desnudez-burbuja. Luego el verbo.

Al mundo venimos desnudos, venimos sin piel, y venimos en burbujas permeables. Nos arrastramos a gatas saboreando el mundo en su plenitud, manipulamos objetos grandes, muy grandes -¡qué grandes eran entonces, infinitos!- recorremos esquinas, vivimos aventuras debajo de las sillas -tanteando el vértigo-, vagamos durante años en la densidad de la vida -la verdadera vida. Hasta que nos enseñan a trajearnos. Hasta que nos atan las alas. Hasta que nos cuelgan la maleta y nos dicen para qué hemos venido.

Nos arrancan de la vida y nos matan al niño.

A partir de ahí empieza el cuadro de Dani. Es una denuncia sinuosa y una propuesta de salvación irrebatible. Occidente es una gran lengua de niños muertos. Sólo algunos (que podrían ser muchos más), se despojan, después de todo, del lastre perpetuo de los prejuicios, de la mierda aberrante con la que nos pintan el alma, enterrándola casi por completo. Y al despojarnos, leemos con el corazón, reímos con el corazón, amamos y volcamos nuestra savia combativa, allá donde esté la mugre instalada, abolimos la herrumbre, allá donde viven los gusanos. La pequeña lucha entrañada del alma que ha visto, y sangra.

La lectura no es lectura si no la hace un corazón. Un corazón vivo. Sístole y diástole en libertad sensitiva. Así crecemos. Así crecemos en la burbuja y ascendemos, ascendemos hacia abajo y hacia adentro, hacia el estar-siendo, hacia lo que somos.

Para muchos de nosotros, la escritura, la poesía, la pintura o la música, suponen el vehículo transgresor de la fe, desde el origen de los tiempos, una fe imbatible que a todos nos crece en lo hondo, y que nos ha sido arrebatada. ¿Dónde depositar la fe animal inquebrantable que traemos junto a nuestra voluntad viviente?

El sistema de mercado ha abolido a los dioses. Descreemos de todo, y dudamos de nuestra fé. La condición social de nuestra especie nos impulsa como individuos comunitarios -necesitamos al otro y del otro-, pero se impone otra necesidad: la burbuja. La burbuja del cuadro de Dani es la concha del caracol. Es nuestra casa, una casa-vacío donde morar nuestra inquietud y nuestro dolor. Una burbuja permeable (nuestro interior) que deja paso a los que vienen con los ojos sumidos en el temblor, a los hijos de la post-religiosidad que han venido a cultivar la compasión. El arte es el único reducto de fe y de exploración verdaderamente valiosa, que hay que conservar y cultivar como a un perro pequeño, porque es sensible, porque está desamparado, porque busca siempre unos brazos, una psique donde dormirse.

Duermo en el cuadro de Dani. Y le mando un abrazo animalesco y un gruñido cariñoso.

No dejes de pintar.

12 comentarios:

Aphisme

Me encantó el cuadro, me restulta muy simbólico y expresivo.
Y tu texto, genial, herido, combativo. Estupenda entrada.

A este ser humano de hoy le urge una salida espiritual ya, algun sitio donde dirigir esa fe que mencionas. Me dormiré un ratito en este cuadro, junto a vosotros.

Abrazos cómplices

Anónimo

El hombre como una mariposa que se libera entrando en la cultura. Buena metáfora.un cuadro para reflexionar en las vias de escape.
Escapar a toda costa.

Genial el texto Ahab


P. Galvez

PeterPan

llevo entrado aquí bastante tiempo, y sigo viniendo por cosas como esta. cómo me gustan estas entradas que compartes con nostros los animales que venimos a colgarnos del árbol, enhorabuena a tu amigo daniel por esa fantástica pintura, y es una pena que no se pueda apreciar bien en la imágen, o no tan bien como se apreciaría de seguro en lienzo original.

Sobre el text,pues cada vez que te leo escribes mejor Ahab. Las cosas se pueden decir de muchas maneras, esta manera en la que las dices tú es de las que más me gustan.


Gracias

Anónimo

Agradezco mucho que dejes caer entre las hojas de tu arbol una de mis pinturas. De nuevo agradezco que hagas que ésta crezca embelleciéndola con tus palabras; y más aun que eso, agradezco que te detengas a contemplarla, meditarla, asimilarla e incluso te atrevas a dormir en ella.

La calidad de la imagen es cierto que no es muy buena, y que un cuadro impacta más en su presencia. Aun así, dejo aquí la web donde lo tengo subido, que la imagen se ve más nítida e incluso se puede pinchar en ella para verlo a mayor tamaño:
http://danieldiaz.artelista.com
También se puede ver su ficha técnica, descripción, comentarios...

Gracias igualmente a los demás que le hayan dedicado su tiempo de contemplación, espero que hayais podido sentir algo.

Un fuerte abrazo,

Daniel Díaz

Ahab

Gracias Aphisme una vez más.

Volcar la fe es una necesidad intrínseca de nuestra especie. La cuestión es dónde. En qué proyectar esa energía. Los conscientes de ella nos resistimos a emplearla en inventos de otros humanos (por justificada que, se gegún se mire, pueda estar la invención -religiosa-). Esa "fe" y voluntad viviente bien podría dirigirse hacia la compasión, hacia los animales, hacia los demás, y hacia nosotros mismos. Sin esperar salvación, pues no existe salvación alguna.

Abrazos

Ahab

P. Galvez

escapar... sí!, a toda costa, porsupuesto, escapar/estando.

Cito una de esas frases difíciles de olvidar. Atribuida a fray Luis de Leon:

"Huye, pues sólo el que huye escapa"

Gracias

Ahab

PeterPan:

como siempre, encantado de compartir y que sirva para algo.

Para ver la pintura ejor, pásate por el enlace que ha dejado dani. Es cierto que se vé mucho mejor.

Saludos!

Ahab

El placer es mío Dani.

un abrazo

Anónimo

Buena entrada. Me gusta la pintura, aunque no soy muy aficionado al surealismo.

ahab, la frase es, en efecto de fray Luis de Leon, es un verso que pertecene concreatmente a un poema. Oda IX, Las Serenas. Es el verso que lo cierra.

Lo puedes leer aqui:

http://www.los-poetas.com/f/frayluis1.htm#ODA IX - LAS SERENAS

Ahab

Anónimo, por la aclaración y el enlace, por venir y comentar, gracias.

Anónimo

Conozco el sitio gracias a Dani, el autor de este bello y sugerente cuadro, y espero pasar más,
un abrazo cómplice, Ahab amigo,
Antonio J. Quesada

Ahab

Bienvenido al árbol Antonio.