1/5/11

Starless





A todos nos pasa. Hay canciones que jamás dejan de recorrernos por dentro tan poderosamente como las primeras veces que las vivíamos. Me consta que es así. Aunque no a todos nos pasa con las mismas canciones; es natural, cada uno tiene su psique y su naturaleza, cada cuerpo vibra de un modo, cada uno "suena" de una manera. Cualesquiera que sean estas canciones o piezas (suelen ser obras muy poderosas) albergan algo in essentia que nos recorre por dentro y nos desencaja la última de las células. Cada escucha es una nueva odisea sensitiva, caminar por-entre ella, dejarse caer en espiral -caída de vigilia- al fondo-vacío. Ser eco y vibrar con ese estar sucediendo.

Algunas de estas canciones ya las he compartido en el árbol, canciones de Bárbara, Nick Drake, Pink Floyd, Radiohead, o piezas de Debussy, Chopin o Bach, entre otros.

Hoy quiero volver a King Crimson (hablé de ellos aquí y aquí) para traer una de las mejores canciones que se han escrito, Starless.

Desde que la conocí, a finales de los años 90, en paseos de crepúsculo, escuchándola en el Walkman, ha ido progresivamente haciéndose hueco en mi lista de canciones preferidas de todos los tiempos. Es una pieza musical increíble que combina algunas vertientes del rock avant garde emergente de los años 70, llevándolo a un lugar insospechado, misterioso, desorbitadamente melancólico y épico.

En esta pieza King Crimson nos coloca en un vértice sensitivo, visual y sonoro, al que ni siquiera Pink Floyd habían accedido. Y por supuesto ninguna otra banda hasta entonces, y quizá hasta hoy. Este "terreno" de experimentación que refiero es una vasta tierra de nadie, o de pocos. Un viaje que incluye una parada muy importante al fondo de la demencia. En ella bien podían habitar árboles secos, alzando oscuras ramas interminables, caminos ondulados sin destino aparente, rocas ensombrecidas... Pero igual conviven en ella lo sensitivo sin imagen, una nostalgia y tristeza señaladas, y cierta esperanza sinuosa.

Es también, en un principio, una habitación llena de dulces tristezas que más tarde será un universo forjado de asperezas y objetos abstractos. Y también será cerebro, tensión, frenesí, fuerza, fantasía neuronal. Esta canción tiene todo lo que se puede esperar y más. Crece con los años. Se instala dentro de nosotros, teje su nido en el inconsciente. Nos cuenta, con sonidos, la estructura psíquica de algo, de alguien, tal vez el espejo de nuestra psique misma, nuestra arquitectura interior. Nos tantea el alma como casi ninguna otra pieza musical, de una forma muy particular. Un poder inaudito que confiere a Starless atributos que la separan de cualquier otra canción de otra agrupación o artista, incluso dentro de la obra misma de King Crimson, tiene su propio espacio individual.

Arranca en un lento caminar, depresivo, casi moribundo, y pronto aparece esa singular melodía de guitarra eléctrica y esa atmósfera de melotrón. A lo largo de la canción los instrumentos de viento la irán transformando, armonizando y decorando. El leitmotiv es esa melodía de guitarra absolutamente atemporal que ensarta la resistencia más hábil. Es una canción muy poderosa, que atraviesa todo, no podríamos resistirnos a su fuerza una vez la hayamos dejado entrar en nosotros.


King Crimson - Starless

Sundown, dazzling day,

Go through my eyes.
But my eyes turn within,
Only see,
Starless and bible black.

Old friend charity,
Cruel, twisted smile.
And the smile signals emptiness,
For me.
Starless and bible black.

Ice blue, silver sky,
Fades into gray.
To a grey hole,
That amends to be,
Starless and bible black


Si conoces esta canción de hace tiempo seguramente estarás de acuerdo conmigo en su extraordinario poder. Si no, no dudes en abandonarte a ella. Cáete, sin miedo, al fondo hay almohadones, nubes y cúpulas de algodón.

Starless te convencerá, serás su aliado; al final, ganaréis juntos una extraña batalla que tuvo lugar en un desconocido otrora, quizá en el origen de los tiempos.

13 comentarios:

PeterPan

Qué temazo. Reseñable cien por cien.
Puede ser la mejor canción de King Crimson. Tiene todo lo que has mencionado. A mí me gusta sobre todo la parte instrumental desde que termina la parte "canción", eso es tremendo.

saludos

Aphisme

Sí la palabra es poderosa, esta canción tiene un poder único. Yo también la disfruto desde hace muchos años y siempre me ha encantado.

No vale para cualquier momento, sino para momentos especiales en los que la elijo. Poderosa para perderse en ella. La parte final de los vientos acidjazz y progresiva es sorprendente. Creo que de este modo tan musical describe el proceso mental de la locura de la mejor manera que he oído.

Gracias de nuevo por compartir algo tan bueno

saludos!

Anónimo

Una de las canciones más tristes y melancólicas. Me encanta y también es una de mis favoritas. De principio a fin tal y como tan maravillosamente la describes, es un viaje al universo de la interioridad de cada uno. Una maravilla.

Muchas gracias!

P. Galvez

Anónimo

Los mejores King crimson

rlo

Bien dicho. Me quedo con ese Leitmotiv es el hilo, la esencia que te atrapar, la magia, las nubes, aún cuando se pone experimental y progresivo, bajando a los abismos, y te da un vuelco visceral.

Ese principio y fin carmesí es sublime,a otro nivel.

Cuidese A.Brown

Ahab

PeterPan:

desde luego, es un tema bastante particular; su atmósfera, el conjunto de su estructura, y por supuesto, esa melancólica neblina que envuelve los primeros minutos. No es menos evocadora la parte lírica, con esa letra estremecedora y difusa, psíquicamente penetrante.

La parte instrumental que refieres es también bastante única, en ese sonido ácido en su conjunto, esas notas neuróticas, el frenesí de vientos, las percusiones progresivas al cien por ciento, las guitarras... todo en Starless es especial y singular.

Gracias

Ahab

Aphisme:

desde luego que es poderosa. Creo que la cosa va por ahí, alude a la psique humana, al alma atormentada, aunque, a cada cuál su interpretación particular. O, a cada cuál numerosas interpretaciones, mejor. Su poder es innegable. Es cierto que no vale para cualquier momento, pero en realidad, pocas músicas valen para cualquier momento, por no aventurarme a decir ninguna. Quizá la haya.

Gracias a ti por comentar

Ahab

P. Galvez:

gracias. Es una de las canciones favoritas de mucha gente, de seguro. No es extraño, es demoledora.

Saludos!

Ahab

Anónimo:

para mucha gente los King Crimson de “Red” son los mejores. No sé con seguridad si los son para mí. En cualquier caso, ese disco está muy bien, de los mejores.

Un saludo

Ahab

C.

Cuánto tiempo sin verte por aquí. Me alegro de leerte. Es verdad que esta publicación estaba pendiente.
Bajar a los abismos, sí. Bajemos, y habitemos ahí, abajo, aprendamos a des-aprender.

Salut

Dudo

Bueno, yo leo esta entrada un poco a destiempo, pero nunca es tarde. Ya conocía antes esta canción y es una de mis favoritas de King Crimson.
Es cierto que la parte experimental y progresiva, ese retozar en la locura y frenesí, es muy buena. Sin embargo, a mí lo que más me atrapa y me hace descender en esta canción, lo que más penetra en mis entrañas, es su inicio: cuando andas en una atmósfera incierta llena de neblina y derrepente aparece un pequeño camino sinuoso y languideciente, representado en esa guitarra que te absorve. Tiene un comienzo espectacular.

Entre almoadones, nubes y cúpulas de algodón.
Un abrazo.

Ahab

No pasa nada Dudo. Se puede leer a "destiempo". La cosa es que los blogs, con ese carácter "actual" se suelen seguir en la última entrada. Pero este blog, como otros muchos, no sigue una línea de actualidad en su contenido, y se puede leer prácticamente cualquier entrada en cualquier momento. A los que llegan "tarde" a leer una entrada les recomiendo pasearse por los títulos de entradas anteriores, en el menú desplegable de la izquierda por si les interesa algo. Cuando descubro un blog que me gusta suelo hacerlo, repaso el historial.

Starless es, estamos de acuerdo, una maravilla.

gracias por venir, un abrazo

FMMV

Me gustaría agradecer al autor por escribir este grandioso análisis de la que es mi canción favorita.